Idioma: Español
Fecha: Subida: 2012-06-27T00:00:00+02:00
Duración: 9m 47s
Lugar: Facultad de Veterinaria - Museo Anatómico Veterinario
Lugar: Videotutoriales
Visitas: 8.376 visitas

Articulaciones interfalangianas en équidos

Anatomía veterinaria: aparato locomotor

Transcripción

La articulación interfalangiana proximal se  establece entre la falange proximal en su   extremo distal, la cabeza de la falange proximal,  en concreto, la tróclea de la misma, y el extremo   proximal de la falange media, es decir, su base  y su fóvea articular. Estas dos superficies las   observamos en esta pieza, donde identificamos  esa línea articular. Se trata de una articulación   sinovial troclear, donde los movimientos  permitidos son los de flexión y extensión. Si observamos su cápsula articular, en un corte  sagital medio, en este caso en concreto está plastinado, vemos la línea articular con la  superficie ocupada por cartílago articular,   y se identifica como parte de la cavidad articular.  Se proyecta tanto dorsal como palmarmente. Esto lo observamos con mayor claridad cuando inyectamos en la cavidad articular    látex de color verde, como es esta pieza, donde vemos  inyección de látex tanto en la   articulación metacarpofalangiana como  la interfalangiana distal. En esta pieza húmeda   podemos forzar la preparación  para observar con claridad ese receso   dorsal de la membrana sinovial, y el receso  palmar hacia esta cara de la articulación. Si nos centramos en los refuerzos ligamentosos,  tenemos que indicar que esta articulación presenta   ligamentos palmares, que desde la cara  o el borde palmar de la falange media,   se proyectan hacia la falange proximal en la cara  palmar o algo lateralizados. Son los ligamentos palmares. Son de corto recorrido y de escaso  desarrollo, y se presentan dos a cada lado.  Un palmar axial próximo al ligamento sesamoideo  recto, que hemos descrito anteriormente,   y un palmar abaxial, más alejado del plano  sagital medio. De igual forma, por el lado   lateral, palmar axial y palmar abaxial. En  esta zona palmar, es interesante destacar   que la tuberosidad flexora de la falange  media está cubierta por un fibrocartílago,   que nos forma el escudo medio de protección  para el tendón flexor digital profundo. Como toda articulación troclear, presenta lateral  y medialmente, en este caso por la cara lateral,   el ligamento colateral lateral, que une ambas  falanges, proximal y media, en sus bordes contiguos   laterales o mediales. En este caso, vemos  el colateral medial y el colateral lateral.   A continuación, pasamos a la descripción de  la articulación interfalangiana distal. Esta articulación interfalangiana distal, la vemos aquí  en la pieza de corrosión, ocupada parcialmente por   el trayecto vascular del corion de esta zona,  puesto que está distalmente o cubierta por el casco. Es decir, es una articulación que queda  distal al borde coronario del casco.  Es una articulación en la que las superficies implicadas  son la cabeza de la falange media con su tróclea,   la cara articular de la falange distal o hueso  angular, y por la cara plantar, o palmar en este caso pues es una mano, se adapta, se incorpora el  hueso sesamoideo distal o hueso navicular.   Por la forma de las superficies articulares que presenta  tanto falange distal como falange media,   se trata de una articulación sinovial compuesta  de tipo selar con principalmente flexión y extensión, movimiento flexión y extensión, pero  también con ciertos movimientos laterales. En una sección sagital, como la que veíamos  anteriormente plastinada, observamos la superficie   de contacto de estos tres huesos, falange media,  falange distal con sus caras articulares,   y el hueso sesamoideo distal con su cara articular. Lo  que destaca principalmente en esta articulación es   el espesor de su cartílago articular. Es mucho  más grueso, alcanzando casi los cuatro milímetros,   que los cartílagos articulares de  las articulaciones más proximales,   lo cual nos está indicando la capacidad de  absorción de fuerzas durante locomoción de   estos cartílagos articulares. Además, también  nos permite identificar este corte sagital,   la proyección de la membrana sinovial en sentido  dorsal y palmar, para formarnos los recesos dorsal   y palmar de esta articulación. Cuando buscamos  una pieza donde hemos inyectado el látex en esta   articulación, podemos poner en evidencia con mayor  claridad esos recesos sinoviales. Ahí vemos la   superficie articular de la interfalangiana distal,  el receso dorsal que se proyecta proximalmente   al borde coronario del casco, con lo cual es el  punto de elección para hacer las artrocentesis,   y palmarmente cómo se proyecta el receso  palmar, tanto proximal como distalmente. Este receso palmar, en su territorio proximal,  está muy próximo a la bolsa podotroclear,   que separa el tendón del flexor digital profundo  de la cara flexora del sesamoideo distal. Si vamos a preparaciones donde podemos identificar  los ligamentos de refuerzo de esta articulación,   tenemos que mencionar que esta articulación, lo  primero para poder estudiarla, lo primero que   hay que hacer como vemos en esta pieza, es retirar  parte del estuche córneo, retirar parte del casco,   puesto que hemos dicho que queda cubierta por  el estuche córneo. Además, también hemos de   retirar los cartílagos ungulares, puesto que  se van fijando a las apófisis palmares de la   falange distal y nos ocultan parcialmente esta  articulación. Una vez hecho eso, identificamos   en la cara palmar al hueso sesamoideo distal. Este  hueso sesamoideo distal queda unido a la falange proximal, mediante los ligamentos sesamoideos  colaterales. Los vemos cómo arrancan del extremo   del hueso sesamoideo y buscan un trayecto  proximal hacia la cara dorsal de la falange proximal,  en concreto, del extremo distal de la  falange proximal. Se topografían a un lado y a otro   del hueso sesamoideo distal, y se les conoce como  los ligamentos suspensores del navicular.   Además, este hueso navicular o sesamoideo distal presenta otro ligamento ahora ya impar, que une el    borde más distal del sesamoideo distal con la falange  distal, en concreto, con la línea semilunar   y parte de la cara flexora. Es el ligamento  sesamoideo distal impar. Tenemos que recordar que la cara flexora del hueso sesamoideo distal está también infiltrada con tejido fibrocartilaginoso, para formarnos el escudo distal de protección para el tendón flexor digital profundo, antes de su inserción en el área flexora de la falange distal. Es entre este escudo distal del sesamoideo o hueso navicular y el tendón flexor digital profundo, donde se localiza la bolsa podotroclear, que recordemos, no está comunicada con el  receso palmar de esta articulación.   Finalmente, como todas las articulaciones trocleares, como la mayoría de las articulaciones del dedo, en este caso la articulación selar, identificamos  el ligamento colateral, en este caso el colateral medial, uniéndonos la cabeza de la falange media  con la apófisis palmar de la falange distal,   ligamento colateral medial. De igual forma,  existe otro en el lado opuesto que es el   colateral lateral. Con esto terminamos el estudio  de las articulaciones del dedo en el caballo.

Propietarios

UMtv (Universidad de Murcia)

Publicadores

Octavio Miguel Lopez Albors

Comentarios

Nuevo comentario

Serie: Articulaciones (+información)

Hombro, codo y mano: carpo, metacerpofalangiana e interfalangianas.