Idioma: Español
Fecha: Subida: 2012-06-27T00:00:00+02:00
Duración: 5m 14s
Lugar: Facultad de Veterinaria - Museo Anatómico Veterinario
Lugar: Videotutoriales
Visitas: 12.270 visitas

Articulación del codo

Anatomía veterinaria: aparato locomotor

Transcripción

En relación a la articulación húmero-radio-cubital o articulación del codo, indicar que se trata de una articulación sinovial compuesta, de tipo troclear, donde la flexión se realiza en sentido craneal y la extensión en sentido caudal. Las superficies articulares implicadas en esta articulación son, por parte del húmero en su epífisis distal, la tróclea del cóndilo; por parte del radio la cabeza del radio, con su fóvea articular; y por parte del cúbito adaptado caudalmente a la articulación, la escotadura troclear. Utilizando huesos de este mismo lado derecho, aislados del esqueleto, podemos identificar estos accidentes con un poco más de detalle. En concreto, vemos en el húmero, cómo en su epífisis distal, en concreto en el cóndilo, nos ofrece la superficie articular que conocemos como tróclea del húmero. Esta tróclea del húmero se extiende hasta la fosa radial y hasta la fosa del olécranon, esta última delimitada por los epicóndilos, el epicóndilo lateral y el medial. Es en relación con esa tróclea del húmero donde vamos a ver adaptarse la cabeza del radio, esa cabeza del radio con su superficie uniformemente deprimida o cóncava, que conocemos como la fóvea articular del radio, y caudalmente el olécranon, como parte del cúbito, nos ofrece la escotadura troclear para recibir a la tróclea del húmero. Esta articulación sinovial compuesta troclear, está reforzada por ligamentos colaterales, como todas las articulaciones trocleares. Estos ligamentos los podemos evidenciar en piezas con musculatura, o piezas plastinadas como la que tenemos aquí en la imagen. Vemos la región del codo, músculos próximos a la articulación del codo son el tríceps braquial en su inserción a la tuberosidad del olécranon, el origen de la musculatura extensora del carpo de los dedos, así como también el origen de la musculatura flexora, bien por el epicóndilo lateral los extensores o por el epicóndilo medial los flexores. Para poder observar las estructuras ligamentosas del codo necesitamos retirar esta musculatura, ir cortando estos músculos, hasta llegar a la cápsula articular. Es lo que hemos hecho en esta pieza húmeda del caballo, donde junto con la articulación del hombro, hemos conservado el extremo distal del húmero, el olécranon y parte del radio. Observamos cómo, por esta cara lateral de la articulación del codo, se identifica, desde el epicóndilo lateral del húmero hasta el radio, la presencia del ligamento colateral lateral. Un ligamento qu,e cuando forzamos la preparación en flexión y extensión, vemos cómo es el responsable de la estabilidad lateral de la articulación. Además, hemos dejado aquí parte de las cabezas de los extensores en su origen desde el epicóndilo. Si buscamos ahora la cara medial de la articulación, identificamos en ella el ligamento colateral medial, de nuevo un ligamento que, en este caso, refuerza la articulación desde medial. Se inicia su trayecto desde el epicóndilo medial del húmero y se extiende distalmente hasta el radio y también hasta el cúbito. En este ligamento colateral medial es de destacar del fascículo, la porción más craneal que presenta. Si flexionamos la articulación vemos cómo este ligamento, al extenderse distalmente hacia el radio y hacia el cúbito, nos deja independizado un fascículo craneal que, en otras especies, corresponde al músculo pronador redondo y que, como observamos, queda cubriendo este fascículo craneal, a la inserción del músculo bíceps braquial en la tuberosidad del radio, en la inserción del bíceps braquial junto con el músculo braquial. Son los dos principales flexores de esta articulación del codo.

Propietarios

UMtv (Universidad de Murcia)

Publicadores

Octavio Miguel Lopez Albors

Comentarios

Nuevo comentario

Serie: Articulaciones (+información)

Hombro, codo y mano: carpo, metacerpofalangiana e interfalangianas.