Idioma: Español
Fecha: Subida: 2022-04-28T00:00:00+02:00
Duración: 11m
Lugar: Reportaje
Visitas: 217 visitas

Cap.41. ¿Cómo se puede controlar una plaga?

Universo Sostenible

Transcripción (generada automáticamente)

La especie humana desde el punto de vista biológico es una plaga, responde a la definición de plagas. Somos una especie que surge hace 3.000.000 de años y nuestra proliferación en el planeta por nuestra inteligencia, por no estar makers. El cerebro ha sido tremendamente rápida y hoy en día ocupamos todos los ecosistemas. Modificamos todos los ecosistemas y la población humana ya sabéis que tienen más de 7.000 millones de personas sobre la Tierra. Es una cifra bastante insostenible. Una plaga es una proliferación de determinadas especies que se disparan su número de individuos por una fuente de alimento muy abundante, en un momento concreto que encuentran un hábitat totalmente favorable para ello. Existen varias definiciones sobre el concepto de plaga. Según la Real Academia Española se define como la aparición masiva y repentina de seres vivos de la misma especie que causan daño en poblaciones animales o vegetal, por ejemplo, si pensamos en plagas agrícolas, pues plaga agrícola está considerado como un concepto en el cual un organismo está ocasionando daños, pero daños vistos desde un punto de vista antropoceno, sola daños económicos, sociales, medioambientales, a una sociedad o a un ser humano por medio de la pérdida económica, por ejemplo, en cosecha dentro de un cultivo, podemos considerar que son alteraciones medioambientales que desembocan en desequilibrios medioambientales. Quien está en el origen de estas alteraciones medioambientales, fundamentalmente el hombre, la acción tópica, somos nosotros, quienes estamos alterando el medio ambiente. Estas alteraciones están produciendo desequilibrios medioambientales que están realmente en el origen de las plagas. Hoy en día se conocen placas a todos los niveles provocadas por microorganismos como virus o bacterias y por vertebrados. Como los roedores, aunque las más conocidas son, sobre todo las de insectos y hongos, y aunque el concepto de plagas realmente no ha cambiado demasiado con el paso del tiempo, lo que sí ha cambiado es la forma de abordar el problema, los métodos para controlar las formas, para diseñar, por ejemplo, la manera de controlar la plaga ha sido recurrir a los productos químicos de síntesis, insecticidas químicos. Cuando se se descubrieron, se desarrollaron y se aplicar de forma masiva. En la segunda mitad del siglo pasado se pensó que era la solución ideal son baratos de producir, fáciles de aplicar y bastante eficaz. El problema fue que se empleó de tal manera que incluso se programaba el tratamiento periódicos, hubiera insectos o no en el cultivo. Esto llevó a graves problemas ambientales, graves problemas de salud y además, a seleccionar poblaciones de insectos resistentes a estos insecticidas, dentro de las distintas herramientas o métodos de control, encontramos, por ejemplo, pues el uso de plantas resistente, modificando el genoma de la planta para que pueda ser más fuerte. Ante la lucha contra la plaga, la enfermedad están también una serie de método cultural, que son prácticas que debería llevar el agricultor a cabo durante la cosecha, sobre todo, para intentar salvar el cultivo, motivo también encontramos los métodos de control biológico, utilizando enemigos naturales de estos, patógenos se intenta que la última forma o la última herramienta que podamos utilizar sería el control químico a través del uso de pesticidas o productos fitosanitarios, como alternativa también al uso exclusivo de productos fitosanitarios. Pues también tenemos el control biológico, el control biológico es una herramienta muy útil para, sobre todo, el control de los insectos, aunque también se puede aplicar, tiene cierta uso el control de algunas enfermedades, incluso algunas malas hierbas. En cualquier caso, la medida más eficaz para evitar la aparición de plagas y que a la larga la más rentable, evitar su introducción en una zona cuando viajamos a otros sitios tenemos la costumbre de traer productos vegetales en la maleta. La planta parece bonita si se da una semilla, y eso que vienen sin control fitosanitario es un riesgo muy grave para los cultivos locales. La agricultura, y es uno de los lectores más dinámicos en nuestro país en términos de productividad económica, de exportación a otros países y de generación de empleo. Por este motivo cada vez hay más labor de investigación sobre el control de plagas que afectan a cultivos y bosques. Mi trabajo consiste en inventar acción de especies autóctonas que están invadiendo nuestros paisajes y luego en la salud de los ecosistemas. Cómo están afectando a la introducción de estas especies. Ha determinado el bosque determinados paisajes que es gravísimo. La otra línea tiene que ver con los árboles y los bosques. Estamos trabajando en las nuevas enfermedades de los árboles. Estas enfermedades podrían acabar de un plumazo. En pocos años podrían acabar con ese tipo de bosque, y tenemos que imaginar lo terrible que sería que de repente desaparecieron todas las encinas de este país por una enfermedad. No, esas son las famosas enfermedades nuevas, formadas por plagas, plagas de insectos. Y cómo eso se puede combatir sin fumigar, con sustancias químicas peligrosas nuestro grupo de investigación. Llevamos trabajando casi 30 años en el tema de la protección vegetal, tanto a nivel de cultivo como planta ornamental e incluso en espacios naturales. Tratamos de buscar herramientas para realizar esa protección mediante control biológico o productos. Bioactivos derivados tanto de un horrendo fito como de planta y en los últimos años hemos abordado el control de las plantas exóticas invasoras, pero desde el punto de vista de intentar controlarla con métodos biológicos buscaré plantas que produzcan determinados compuestos, de metabolitos secundarios y valorar hasta qué punto los metabolitos pueden ayudarnos o darnos una nueva herramienta para aplicarlo en el control de los cultivos. Nuestra investigación estaba basada en llevar a cabo un control químico lo más sostenible posible de dos enfermedades que son bastante importante tanto en España como a nivel mundial, que son el oído de las y la otitis producida por dos bombos que son por Santi Cine de A respectivamente e intentamos identificar nuevas dianas en el hongo que definen, proteínas que sean importantes, para el desarrollo de estos hongos con la idea de diseñar nuevas moléculas para su control, y, por otro lado, intentamos conocer los niveles de resistencia a los fungicidas que tenemos actualmente autorizados en España para controlar esta enfermedad y poder ayudar a los agricultores a conocer cuáles funcionan y cuáles no funciona y que no apliquen por aplicar nuestra investigación se centra en la resistencia a los efectos del cambio climático, que presentan plagas como el picudo rojo, las palmeras y la paisana. Estamos muy interesados en conocer cómo estas plagas resisten mucho mejor que la mayoría de los insectos, condiciones desfavorables ligadas al cambio climático. Conociendo los mecanismos fisiológicos globales que subyacen en esta resistencia, condiciones adversas, estaremos mucho mejor preparados para diseñar tratamientos más eficaces. El control biológico es más seguro para humanos y Medio Ambiente y tiene el potencial de ser más estable y durar más tiempo que otros métodos de control. La progresiva prohibición de numerosos pesticidas y pitos sanitarios que se van retirando del mercado, está permitiendo que muchos agricultores descubran las ventajas del control biológico hoy en día, hay muchísimas posibilidades en la lucha biológica y la utilización de compuestos que no tienen ninguna consecuencia para el ser humano en el caso de las plagas agrícolas, y también las plagas forestales, utilización de hormonas sexuales que atraen a los machos y entonces bajan la fertilidad de las plagas, como ocurre, por ejemplo, con la particularidad del pino, etc. Utilización de avispas que luchan o son para parásitos de esos, de las larvas de esos insectos, etc. La lucha biológica está hoy en día a la orden del día. Tenemos una unos beneficios directos también sobre la sociedad, y es que de alguna manera ayudamos o cooperamos en una disminución de sustancias tóxicas, ambientales, y esto beneficia, evidentemente, a la disminución de materias tóxicas, aguas subterráneas, en aguas superficiales, en zonas aéreas de áreas creativas de cultivos agrícolas y, por supuesto, la menor toxicidad de la industria alimentaria, que nos llega a los productos vegetales que llegan y que convivimos en nuestras casas. No controla los goes una herramienta que ahora mismo se está potenciando e impulsando y apoyando cada vez más, aunque también tiene sus limitaciones, pero pero está ahí y, desde luego tienen apoyando la investigación. Tiene un potencial importante el nosotros.

Propietarios

Guillermo Marin

Comentarios

Nuevo comentario

Relaccionados