Idioma: Español
Fecha: Subida: 2021-05-03T00:00:00+02:00
Duración: 24m 05s
Lugar: Espinardo - Facultad de Informática - Salón de Actos
Lugar: Jornadas
Visitas: 784 visitas

'El gran confinamiento: una crisis sin precedentes'

José Carlos Sánchez de la Vega

Descripción

La Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i), perteneciente al Vicerrectorado de Transferencia y Divulgación Científica de la Universidad de Murcia (UMU), y en colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, presenta la segunda edición de las jornadas COVID-19. Una actividad que tiene el objetivo de seguir informando a la sociedad sobre las investigaciones que se están produciendo en el seno de la UMU en relación a la crisis sanitaria del coronavirus.

Transcripción (generada automáticamente)

Bueno pues muchas gracias Juan Carlos y repito podéis dejar vuestras preguntas en el chat, porque luego, al final de la sesión, pues habrá una mesa redonda donde se podrán contestar, a continuación. Tenemos la ponencia de José Carlos Sánchez de la Vega, que es profesor titular de Economía Aplicada, y que se titula El gran confinamiento, una crisis sin precedentes. Muchas Bueno. Buenos días. En primer lugar, tengo claro esto. En primer lugar, agradecer al Vicerrectorado de transferencia y divulgación la invitación que usó y dar la enhorabuena por este tipo de iniciativas que, como bien y ha anterior ponente, yo creo que son muy necesarias para dar a conocer mucho de los trabajos que se están llevando a cabo en nuestra universidad, el planteamiento que, que yo también me dice en su momento, y que concuerda un poco con con esa primera idea inicial de qué decir de la pandemia, lo que decir de la crisis, cuando tanto sea adscrito al respecto y tanto se ha dicho bueno, es que es complicado. En cualquier caso, bueno, voy a tratar de esbozar algunas ideas que puedan ser interesantes para para la audiencia, y no sé si llegaré a tomando esa las palabras del vicerrector. No sé si seré capaz de responder a muchas dudas o muchas de las incertidumbres que se han puesto encima de la mesa, habida cuenta de que, como lo precisamente, uno de los rasgos que caracteriza la situación en la que nos encontramos es precisamente la incertidumbre, el no saber muy bien cuándo vamos a salir de esta situación y en qué condiciones no sería quizá también un elemento a tener en consideración sobre el origen, poco más puedo decir en todo caso lo que sí es conveniente señalar algunas peculiaridades de esta esta crisis que, pues siempre es el tiempo la costumbre él bautizar con algún nombre, no en este caso el Fondo Monetario Internacional, ya a mediados del primer cuarto del año pasado, ya la bautizó como esa crisis, del gran confinamiento. Las medidas que deberán adoptarse para tratar de atajar la expansión acelerada de esta pandemia supusieron ese cierre, ese, esa, ese confinamiento domiciliario y, bueno, pues eso, eso vino o permitió el calificativo que todos utilizamos con bastante bueno. Sobre el origen y las singularidades. Como decía, es interesante destacar lógicamente esa rápida transmisión que, como se comentaba antes, es fruto de un mundo globalizado, del mundo internacionalizado, del mundo cada vez más interrelacionados y donde en el ámbito estrictamente económico es difícil hacer nada o adoptar medidas de política económica sustancialmente dispares a lo que se está haciendo en el caso concreto, es difícil aislarse de crisis, en este caso de origen sanitario, originadas en países muy alejados del nuestro y sobre el propio origen de la crisis económica. Hay una superposición de lo que se denominan los las perturbaciones cuando terminó las perturbaciones, y ahora veremos si se produjeron y que se han ido alimentando, se iniciaron con esa ruptura de las cadenas de suministro, que frenaron la actividad económica y, por tanto, deterioraron la oferta con el consiguiente primer efecto desfavorable sobre el ritmo de actividad económica, pero posteriormente esos son luego un poco la nave algo más es eso, o a ese esa perturbación inicial, que unió a una segunda ligada a ese confinamiento, a esas restricciones de muy diversa naturaleza que limitaron la evolución de la demanda. Dentro de las economías avanzadas, esto nos ha llevado a algunos autores. En concreto a maestro José Luis García Delgado, hablar de la hibernación de la economía, y claro siempre algunas frases, no sé si lapidaria, espero, pero hoy lo extractivas pueden ser interesante comentarlas, en concreto. Ya en marzo de 2020 la ocde habla del mayor peligro para la economía mundial desde la crisis financiera de 2008, en el caso del Fondo Monetario Internacional, en sus perspectivas económicas de abril, a la de la peor recesión desde la Gran Depresión, dejando atrás la crisis financiera, la crisis de la supera. Como decía, entrenando poco. Al por menor de esas perturbaciones veo que se produce un efecto retroalimentación. Es verdad que en ese impacto inicial han ido suceso sucediéndose obsesos, shock o esas perturbaciones. Inicialmente, como decía, la interrupción inicial de las cadenas de suministro de esos flujos internacionales de bienes y servicios, que cada vez más. Caracteriza la actividad económica de todas las economías avanzadas y en desarrollo, y, posteriormente, esa ruptura inicial de los intercambios se vio acompañada de las medidas que se adoptaron internamente y que limitaron la actividad de determinadas determinadas producciones, sobre todo aquellas que tendrían un carácter podríamos decir más social, tradición, restricciones y limitaciones en cuanto a los aforos, etc. Y posteriormente el propio o la propia reorientación, que aparece de la, de recursos de índole público hacia ese, bueno, a sistema sanitario tan golpeado, pero desde la perspectiva de la demanda también se sucedieron una serie de impactos que agrandaron el efecto final. Las medidas locales que se adoptaron por parte de países, en cuanto al confinamiento de personas domiciliario, ese esas medidas lo que hicieron fue detraer o retraer la demanda, obviamente, nuestro domicilio, al margen de que se hayan producido un despegue importante del comercio electrónico, pero es cierto que eso ha deteriorado y ha frenado sustancialmente la demanda, el consumo, la inversión de hogares y empresas, pero, además ha generado una elevada incertidumbre en el seno de los agentes económicos, y esa elevada incertidumbre, al final redunda en todo ese círculo vicioso que nos lleva. Las caídas tan importantes que hemos experimentado en la actividad económica y también en el empleo a lo largo de los últimos meses. Por último, por por, digamos, al finalizar esta parte de perturbaciones, hay una última pendiente, podríamos decir que es fruto de todo lo comentado con anterioridad y tiene que ver con aquellos problemas de liquidez, aquellos problemas del sistema financiero que puedan derivarse de la el alargamiento de la dilatación de esta situación en nuestra economía o cualquiera de las economías avanzadas y en desarrollo, puesto que los de la crisis pueden generar daños adicionales que tengan difícil solución en el medio plazo. Uno de los rasgos que siempre se ha atribuido a esta crisis del confinamiento es su carácter desigual, no el impacto desigual para título meramente ilustrativo. Luego veremos datos de la propia economía española, que al final esto no hará más que llamamos estimaciones del Banco de España cuando ya estábamos en plena crisis sanitaria. Bueno, esas estimaciones sobre cuál podría ser la actividad que se podría desarrollar y cuál podría ser el efecto diferencial sobre las economías vano ya nos nos daba una idea de lo que luego, efectivamente, como señalaba, ha ocurrido, y es que aquellos sectores más relacionados con la actividad social, con la interacción entre personas, ha sido o serían los más afectados dentro de ese grupo de actividades, pues lógicamente, estaría el comercio el transporte la hostelería el turismo sentido amplio como vemos además se da la circunstancia de que la participación relativa que este tipo de actividades tienen en la economía española es superior al de muchos de los países de nuestro entorno y al conjunto de la zona euro, por tanto, ello justificara resultados que posteriormente señalan. En cuanto a la evolución gráfica son, como se suele decir, una imagen vale más que 1.000 palabras. Aquí tienen la evolución seguida las últimas décadas -por parte del conjunto -la economía mundial -por parte de las economías avanzadas -en las que lógicamente -nos integramos como España las economías emergentes y en desarrollo y la Unión Europea y yo creo que repito -es suficientemente ilustrativa del descalabro económico que ha provocado la pandemia -además y si tratamos de establecer -algún tipo de comparación -respecto a la crisis -más reciente a la crisis de deuda del año 2008-la crisis derivada de la soprano y posteriormente-con ciertos matices para el ámbito de la unión monetaria- por la derivación en términos de crisis de deuda soberana -ha a observar -con claridad es que ha habido un impacto mucho más y tras la caída del año -2020-es-claramente más intensa la que-se experimentó -en el año 2019 -año-más-duro y-además con un con carácter más global -es decir ha afectado a muchos más países -si observan por ejemplo la evolución de las economías emergentes -y en desarrollo -ni siquiera hubo una caída real del Producto Interior Bruto es verdad que se produjo un bache importante se observa un bache importante pero no llegó a caer la actividad económica en conjunto de las economías en desarrollo, cosa que sí ha ocurrido ahora. Si hablamos de términos numéricos, tampoco son particularmente importantes. De los 195 países para los cuales publica información el Fondo Monetario Internacional, en el año 2009, uno de los más crudos de la crisis, de la, la crisis financiera, descendió la tía en 92 países, en el año 2020 han sido 166 los países de los cuales se ha reducido la actividad económica, además de manera muy intensa. Si vemos algunos casos más cercanos, bueno, pues podemos, se dejan, por tanto, de lado a China. Es curioso, se esa fotografía en la cual él ni siquiera se ve. Ha reducido la actividad en 2020, pero centrémonos en el resto, no, bueno, lo que evidencia claramente esa caída tan importante en la actividad económica de todos los países y del conjunto nivel mundial, y en el caso de la economía española, una caída que ha sido de las más intensas no solo en el ámbito de la Unión Europea y monetaria, sino también a nivel mundial. Esos países para los cuales publica información estadística a el Fondo Monetario Internacional, España estaría entre los 25 donde más cayó la actividad económica, y eso tiene que ver bastante con cuál ha sido o cuál es nuestra especialización productiva. Se puede constatar claramente con este con este cuadro, en esta tabla en la cual hay mucha información pensé en eliminarlo. Luego dejarlo ahí está a la sucesión de las cifras. En cuanto a la variación interanual de la actividad económica por sectores productivos y la aportación que hace cada uno de ellos a esa evolución, esa aportación era muy sintética, lo que incorpora es cuál es la importancia relativa y cuál es la variación experimentada. Puede ser que un sector caiga mucho, pero si no tiene peso dentro de la economía su impacto, su su efecto sobre la evolución global va a ser muy limitado. Por el contrario, el cambio o la evolución experimentada por un sector clave y muy relevante o puede ser el sector servicios, lógicamente incidirá mucho en el conjunto. Eso es lo que tratamos de ver con la aportación o con la contribución que se hace en términos de puntos porcentuales por cada una de las ramas de actividad señalado Desastres por razones obvias, no, por un lado, porque son aquellas que más caen y, por tanto, los datos, al margen de que se revisen, como, como siempre se hace por parte del Instituto Nacional de Estadística, pero poco variará el panorama que aquí se dibuja. Los sectores, como decía, que más han caído a lo largo del año 2020 han sido comercio, transporte y hostelería, actividades profesionales científicas y técnicas, o las actividades artísticas- recreativas y otros servicios y actividades que, como decía, tienen una mayor vinculación con la interacción de personas y para constatar el efecto diferencial de esta crisis. O puedan observar. Son tres cuartas partes de la caída, son responsables promedio de tres cuartas partes del desplome del Producto Interior Bruto, que antes hemos observado, en el año 2020, son uno de los elementos a tener muy en cuenta de cara a la recuperación ulterior, habida cuenta de que tienen un peso muy significativo dentro de nuestra economía y que todavía están siendo objeto de restricciones importantes, y pueden retrasar considerablemente la recuperación de los niveles de actividad previos a la pandemia, sea como fuere, repito, son rasgos que también nos nos distingue esta crisis de la noche, habida cuenta de que esa crisis, primero por el detonante, no es el detonante del estallido de la crisis en Estados Unidos, a pesar de tener muy focalizado el problema, fue difícil salir, como todos sabemos, se habla de una década perdida en la economía española, por ejemplo. En este caso se añade un elemento extraño, y es que el origen es una crisis que tiene su origen en la salud de las personas y es más difícil de atajar con las tradicionales medidas de política económica y, como decía, tiene un carácter diferencial, porque, por ejemplo, se puede observar aquí por el grado de detalle y con el grado de esa redacción que ofrece el Instituto Nacional de Estadística. No se puede profundizar en exceso, pero sí se puede, por ejemplo, ver cómo el sector primario, el sector agricultura, ganadería, silvicultura y pesca ni siquiera cayó durante este periodo, pero a ello habría que unir otro tipo de actividades que se han considerado esenciales, como pueden ser las la industria agroalimentaria. Industrias farmacéuticas. El sector del comercio electrónico, que no sólo no han caído, sino que incluso ha mostrado ritmos de evolución bastante aceptables a lo largo del año 2020. Cuánto tardaremos en recuperar la actividad? Bueno, esa es una pregunta a la que no me atrevería yo a responder con manera muy tajante no era aquí lo que se presenta por parte del Banco de España es la evolución seguida en las crisis, más conocidas, más recientes de la economía española, la crisis del petróleo, la breve pero intensa crisis financiera, de los 90, la crisis ya mencionada, de 2008 en la que nos encontramos actualmente, para lo que se trata de dilucidar es desde el momento en que digamos detona esa, esa crisis. Cuánto tiempo se tarda en recuperar los niveles de actividad, como decía, o les decía, perdón, esa crisis de 2008 supuso el que tardaremos prácticamente una década en recuperar los niveles previos que va a ocurrir la situación actual. Estamos en una recuperación Ergüven, una recuperación en el, en la recuperación, en un todavía muy difícil, ni siquiera una entidad de tanto prestigio como el Banco de España se atreve a día de hoy a dar una, un diagnóstico claro y palmario sobre sobre esa evolución. Es más, que se plantean todavía son escenarios alternativos muy condicionados por cuál sea la evolución que van a seguir los indicadores sanitarios y las medidas restrictivas a la actividad, que todavía están vigentes. En todo caso, parece parece que hay un consenso en cuanto a que esa recuperación de la actividad se conseguiría a finales del año 2000 veintidos o principios del año 2000 veintitres, eso sería, digamos el escenario más plausible y que nos llevaría a que alcanzaría los niveles de actividad del cuarto trimestre del año 2019 en ese momento del tiempo, pero repito con mucha incertidumbre o con importantes dudas encima de la mesa de hecho y determinando si bien o mal en esas previsiones de crecimiento, que aquí es sintetizado las más recientes disponibles y de las entidades más reputadas. En este contexto, como podrá observar, hay un palo o una horquilla en cuanto al año 2021, que iría desde el cinco con seis por 100 de la Comisión Europea hasta el seis con cinco del Gobierno de España, que es el más optimista, pero lo hará más. De hecho, hace breves fechas, durante abril de este año 2021, hubo una importante reducción de las estimaciones de las previsiones de crecimiento del año 2021, que se cifra en torno a tres puntos porcentuales es una previsión muy importante respecto al crecimiento, fruto de que, fruto de diferentes factores que atenaza a la recuperación de la economía española, la severidad de los nuevos brotes concreto del primer trimestre del año 2021, el proceso de inmunización y de las los procedimientos sanitarios que se están poniendo en práctica todavía generaba dudas en las propias secuelas, como decía, las cicatrices de nuestra economía, que serán tanto mayores, cuanto más se dilate todo el proceso y que pueden tener efectos sustanciales sobre el desempleo de larga duración y sobre la tesis desempleo y sobre la propia implementación de los ingente cantidad de recursos que ha aprobado la Unión Europea en el marco de ese programa de recuperación, que supone una inyección extra de recursos para los países comunitarios, en concreto para España es el principal perceptor en términos absolutos de ese tipo de recursos, pero del cual, cuyo programa todavía no tenemos una clara concreción. Todavía debe ser aprobada en el ámbito de las tareas los proyectos presentados por el Gobierno de España y a día de hoy existe una importante incertidumbre de que se vayan a cumplir los calendarios inicialmente previstos de entrega de recursos por parte de las instituciones comunitarias. Ese retraso, lógicamente, ha sido uno de los factores que ha justificado esa corrección a la baja de los de las previsiones de crecimiento. Por parte del Gobierno de España se estimaba en origen una un crecimiento extra. En virtud de estos fondos, de en torno a dos con cinco puntos porcentuales, el hecho de que no vayan a recibirse los recursos en el plazo establecido pospone el crecimiento a años posteriores, en concreto al año 2000 veintidos, pero en todo caso yo creo que es una buena noticia el la iniciativa y el esfuerzo de todo tipo que se ha realizado por parte de la Unión Europea para tratar de dinamizar y a hacer frente a los costes y a los efectos negativos que sobre las economías europeas está teniendo. Para finalizar, pues yo no sé si soy optimista, pero, pero al menos moderadamente optimista, yo creo que las los agentes económicos, los ciudadanos y la empresa hemos tenido una importante capacidad de adaptación. La Universidad de Murcia, y yo creo que es un ejemplo a seguir ante esta situación tan compleja, pero también los ciudadanos nos hemos acostumbrado a esta nueva forma de vida. Como decía el anterior ponente, el virus ha venido para quedarse y quizá también tengamos que cambiar nuestros hábitos y nuestra forma de vida, pero nos hemos adaptado y nos hemos adaptado creo que aceptable, bien en las empresas también se han adaptado a esta este nuevo escenario, y ellos soy moderadamente optimista a que la economía recupere el tono a que con todas las limitaciones y con todas esas esos temores que son lógicos, tengan dentro de la sociedad. Yo creo que la economía, tanto mundial como sobre todo la que más nos interesa aquí es la economía española, crezca en los próximos años de manera sostenida y podamos superar esta maldita crisis. Muchísimas gracias.

Propietarios

UMtv (Universidad de Murcia)

Publicadores

Carmen Pilar Martinez Fernandez

Comentarios

Nuevo comentario

Serie: Desmontando la Covid-19 2.0 ¿Cómo ha evolucionado la pandemia desde sus inicios? (+información)

Descripción

La Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i), perteneciente al Vicerrectorado de Transferencia y Divulgación Científica de la Universidad de Murcia (UMU), y en colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, presenta la segunda edición de las jornadas COVID-19. Una actividad que tiene el objetivo de seguir informando a la sociedad sobre las investigaciones que se están produciendo en el seno de la UMU en relación a la crisis sanitaria del coronavirus.