Idioma: Español
Fecha: Subida: 2012-06-27T00:00:00+02:00
Duración: 8m 22s
Lugar: Facultad de Veterinaria - Museo Anatómico Veterinario
Lugar: Videotutoriales
Visitas: 25.080 visitas

Vértebras torácicas, lumbares, sacras y caudales en équidos

Anatomía veterinaria: aparato locomotor

Transcripción

Las vértebras torácicas del caballo en número de 18 son vértebras que se caracterizan por presentar unos cuerpos con cabezas y fosas menos escavadas que en la región cervical, presentar elevadas apófisis espinosas y presentar una serie de accidentes para la articulación con las costillas. Vamos a ver algunos detalles concretos de estas vértebras torácicas. Si nos referimos en primer lugar a las apófisis espinosas se observa, se aprecia claramente que éstas aumentan de altura desde la primera hasta la cuarta o quinta, alcanzando en este nivel cuarto o quinto la máxima altura. A partir de ahí la cura de esa apófisis espinosas disminuye progresivamente y se mantiene ya constante en las últimas de la serie. La inclinación es máxima en las primeras y menor en la mitad caudal. En cuanto a los accidentes para articulación de las costillas, tenemos que hablar de las foveas costales las fugas costales que se van a describir en la parte craneal y la parte caudal de los pedículos de esta zona entre pedículo y el cuerpo, y que cuando se consideras las foveas costales de dos vértebras contiguas se aprecia el punto de articulación de la cabeza de la costilla en ese segmento torácico. Otro accidente para articulación con las costillas es la fovea costal de la apófisis transversa la fovea constante a la apófisis transversa es esta superficie aplanada para articularse con el tubérculo de la costilla. En las vértebras lumbares el número 6 lo más destacable es el gran desarrollo que presentan las apófisis transversas. Las apófisis transversas que en el caballo son horizontales y además en las tres últimas o sobre todo las dos últimas, con una inclinación craneal, una orientación craneal. Las apófisis espinosas suelen tener casi todas la misma altura incluso también con una cierta orientación craneal. Y las apófisis articulares muy marcadas prácticamente situadas en en el plano vertical. Es interesante mencionar que entre las apófisis transversas de las dos últimas vértebras lumbares se describen caras articulares, como se aprecia en esta parte, caras articulares que se denominan intertransversas lumbares, entre las apófisis transversas lumbares. Y en la última vértebra, en esas apófisis transversas están las caras articulares intertransversas lumbosacras para articular esas apófisis transversas con el hueso sacro. El hueso sacro del caballo integrado por 5 vértebras presenta una ligera inclinación ventral, aunque es bastante aplanado, una morfología triangular con la parte craneal denominada base y la parte caudal, denominada vértice. En la base del sacro, la parte craneal ventralmente en el cuerpo se describe un pequeño saliente denominado promontor. Lateralmente en esa base están las alas del sacro. Alas bastante horizontales donde se aprecian las caras auriculares. Cara auricular, cara articular, uno en cada ala para articularse con la correspondiente cara auricular del hueso ilion en la articulación sacroilíaca. Presenta el sacro en conjunto dos apófisis articulares craneales y dos apófisis articulares caudales. Ya que todas las otras vértebras están fusionadas, solo hay un par de craneales y un par de caudales. También hay que mencionar estas caras articulares en las alas. Las caras articulares intertransversa lumbosacra que es la correspondiente a la que hemos definido en la última vértebra lumbar para la articulación intertransversa lumbosacra propia del caballo. Los agujeros por donde emergen los nervios espinales se diferencian en dorsales, 4 agujeros sacros dorsales y por la cara pélvica o cara ventral del sacro, 4 pares de agujeros sacros ventrales. Agujeros sacros dorsales agujeros sacros ventrales para salida o tránsito de los nervios espinales. Las apófisis espinosas se diferencian en los 5 segmentos que integran el sacro. Con la edad esas apófisis espinosas tienen la formar una estructura ósea única, de forma que en el vértice de esas apófisis se habla de una cresta sacra media. Asimismo, el borde lateral del cuerpo del sacro, ese borde lateral se denomina cresta sacra lateral. Terminamos la columna vertebral del caballo en las vértebras caudales. Las vértebras caudales que se aprecia a simple vista que apenas presentan una morfología completa de vértebra tipo. Si acaso en las primeras de la serie todavía se aprecia una apófisis espinosa, unas apófisis transversas y el cuerpo de la vértebra que siempre va a estar presente. Al progresar en sentido caudal, las apófisis apenas se van a diferenciar y lo único que caracteriza a estas vértebras es unos cilindros óseos que corresponden al cuerpo de la vértebra sin otra particularidad.

Propietarios

UMtv (Universidad de Murcia)

Publicadores

Octavio Miguel Lopez Albors

Comentarios

Nuevo comentario

Serie: Osteología: Columna vertebral, costillas y esternón (+información)