Idioma: Español
Fecha: Subida: 2022-04-01T00:00:00+02:00
Duración: 1h 26m 12s
Lugar: Conferencia
Visitas: 99 visitas

Marta_Fernandez_Conf_MUPGA

Coro de comida. El alimento como protección y amuleto

Descripción

Conferencia Máster BBAA

Transcripción (generada automáticamente)

Bueno, pues presentamos a Marta Fernández Calvo, que amablemente ha aceptado la invitación del MAS en producción y gestión artística de la Facultad de Bellas Arte, y para impartir una conferencia sobre Bueno sobre una vez tiene tan claro, es la profesora, Verónica Perales es la que va a hacer la presentación, así que, bueno, pues, si máximo ya vamos con un poco de retraso Verónica cuando quieras pues puede comenzar muchas gracias aurora y bueno para mí es un enorme placer presentar hoy a Laura Marta Fernández Calvo que de bueno, decía. Es una enorme placer porque coincidimos hace mucho tiempo en cuenta, porque las 2 estudiamos en la Facultad de Bellas Artes de Castilla -y laura que actualmente está está viviendo en Madrid, pues es artista-visual Maixabel, que Stone visuales mucho más que visuales, amplio espectro sensorial investigadora, y en 2019 recibió el premio a las Artes riojanas y ha trabajado como investigadora durante bastante tiempo en el Ministerio italiano de Cultura, en Venecia, durante 11 años vivió en Italia, Irlanda y vais a ver que la práctica artística que ha desarrollado tiene un ámbito internacional. Su trabajo, pues ha formado parte de exposiciones, como no sólo fuese en la Sala de Turbinas, de Londres y utopía, escisión en la 53 Bienal de Venecia, y querer parecer noche en el centro de Arte 2 de Mayo. En Madrid, en 2019, fue residente del Final Four de Londres, en el marco del programa Politics, o fue donde trabajó en la performance Horus, que fue presentada en el Victoria and Albert Museum y en el Centro Cultural de España en México, y en 2021 también desarrolló el proyecto Yo echó para atrás las cosas malas, en colaboración con Ruta del Castor, y con una residencia en Soma y proyecto público en Ciudad de México. Este proyecto, los resultados del proyecto que fueron presentados en zona maco en el proyecto público y en el Convento del Carmen, en Guadalajara, actualmente está desarrollando el proyecto cuidadores invisibles en colaboración con La Casa Encendida y con el apoyo de la Fundación ONCE. Este proyecto va a ser presentado en el marco del Festival el próximo mes de septiembre y fue el ganador de la convocatoria Hartford de la, de la Fundación La Caixa. En 2020 Además, está preparando colaboraciones con la Bienal de la ONCE Madrid Javis Jamil -Lleida Yida en Arabia Saudí en el Centro Cultural Conde de Madrid y museos de Jalisco en México, y performance, entre otros, en continua desde Bueno a lo largo de su trayectoria. Con un, lo vais a ver, no con una fuerte apuesta, apuesta por lo experiencial y lo performativo aplicado, aplicados a nuevos sujetos de investigación, como puedan ser el clima, supongo que la crisis, la crisis medioambiental y la diversidad funcional, y voy a terminar con una cita suya, que dice. La cocina es para mí un espacio de resistencia en el que las recetas se convierten en piezas musicales, alter egos performances y ejercicios de ficción con los que atravesar fronteras y convocar la alegría, el amor y el duelo, y nada más dejo y me quedo lo que pueda, con, con Marta Fernández, que moción, Verónica, que quería estar aquí gracias también a Aurora y a las personas que sabéis conectado y bueno pues bueno ya me ha presentado se perdía en Bélgica y si bueno pues sobre todo con la promesa de acabar en el título de la conferencia, hablando de vidas como ritual y amuleto, que creo que de algún modo atraviesa todo lo que os voy a contar. Si que he tratado un poco como de preparar una presentación en torno a la comunidad, ni practica un poco como para mapear y y ver cómo esto se va desarrollando 2 años y qué motivos. A veces tan accidentales te pueden llegar como ciertas prácticas tan accidentales y tan conectados, tal vez con la situación en las que, en la que estamos, un partido. Bueno, si empezamos, bueno, he usado puesta esta imagen como portada, así como creo que es como el máximo desafío que plantea una obra relacionada con comida no, y era el montaje. El montaje de ARCO 2019, en el que, bueno, pues yo presentaba una pieza relacionada con comida, que hiciera después, que se llama María y una parte de la pieza eran rosquillas y entonces ni la galería con la que trabajé de 16 a 19 espacio en el montaje, tuvieron que poner este ensayo, llegué al montaje y me encontré esto, que era la bolsa abierta y un cartel de no comer obra de arte, no? Entonces, me parecía una maravilla, no? Primer desafío, no hay incluso bueno fuera, empezó. Vamos a empezar en Dublín. Como ha contado, como ha contado, Verónica, estuviéramos juntas. En la Facultad de Bellas Artes de Cuenca yo de aquí me fui a Italia, me quedé estuve 5 años y me fiaba igual. Después de haber estado trabajando como investigadora, ministerio italiano y muchas cosas más, pues llegué a Dublín y en plena crisis de 2018 donde era imposible, perdona, Marta, e pueda ser lo más alto. Que tenemos, problemas para escucharte, así aún bueno. Entonces yo me acuerdo que estaba allí en Dublín, no; y pensar como cueva hacer para salir adelante. En este lugar no. Yo pensaba que qué puedo hacer yo que no saben hacer ellos, que es lo que mejor pueda hacer. Yo pensaba, y entonces empecé a hacer tortillas de patata, que vendía ilegal, en ilegalmente en mercados en la calle, en mercados de comida ilegalmente para el Gobierno. No me invitaban a ir con puesto de tortilla empanada y quizá entonces esta perdía; se empezó a hacer famosa y empezaron a llamarme de tiendas de delicatessen y restaurantes para hacerla entonces. Bueno, eso se convirtió un poco en mi modo de vida. Durante muchos años y también lo que me permitió seguir desarrollando una práctica artística muy performativa y muy alejada, como de la reducción de objeto artístico. Entonces, bueno, cuando cuando en 2013 hizo una exposición en Madrid por Mellet como Beatriz Alonso, una comisaria y ahí empezó un poco como una historia con Madrid, empezará a venir y y ella me oye lo ha pensado en mudar a Madrid? No se lo he pensado en. Bueno, como que empezaba a ir a Madrid la haber también como mi trabajo, como funcionaba también en España hay ya cabe plantear y la gran pregunta estaba allí era qué voy a hacer ahora para para eso? Porque la otra tiras de patata y me voy a lo harán de todo el mundo, como fueron una manera que no dije cuál es el tótem gastronómico de Irlanda, no en que el que se pueda convertir ni tortilla al atravesar la frontera como en ese proceso de migración. Entonces, bueno, pues pues era la tarta de zanahoria. Entonces, yo me pasé como el último año perfeccionando y con todos los trucos de mis vecinas como para hacer una tarta de zanahoria que pudiera pasar por hecha por manos irlandesas. Entonces aquí arranca la tarta de Marta que en realidad era una historia como casi un alter ego al que yo me agarré como para poder creer en esa emigra, y en esa en esa ida España que no era una Vuelta, yo no había trabajado en España. Entonces, bueno, decidí hacer un vídeo de la última tortilla que que yo hacía cada mañana en mi cocina en una bicicleta, un mostrar, para empezar este este enorme. Sí Sí Sí. Sea cual sea. Sí. Sus obras. Bueno, como contaba eso Turquillas se transformó el tarta de zanahoria llegará a Madrid y pronto, pues esta especie como de despedirme, no como que yo me había un poco como yo había pensado tan bueno porque hago tartas, no porque hago tus tías. No he pensado, pues como bien decía verónica no como es también es una manera no como trabajar con la cocina de reivindicar el espacio de lo doméstico, y escogió la cocina, y lo femenino como un espacio del arte contemporáneo, y yo, por ejemplo pensaba porque me gusta trabajar en pijama y todo lo que no, como todo lo que implica. Trabajar cerca de una cocina y reivindicar esas otras formas de estar. Entonces, bueno, pues al llegar a España me invitaron a participar en circuitos y me invitaron a participar con la tarta como es también como que la manera en la que la gente residía. Esta cuestión que para mí era más vital que artística, me obligaba a un poco como a pensar en estos Einstein, estas posturas desde lo artístico, entonces vuelvan. Pues pues yo presentaban como está esta historia, este relato no está esta tarta y bueno, pues en 2016 empecé a trabajar con con la Galería Espacio, Valverde y Bueno, me propusieron una exposición de acuerdo ahora Marta, es que lo escuchamos muy bajito, puede ser casting, o más si al micrófono y ahora me escucháis mejor, si para entonces bueno, en esta exposición individual yo pensé que para mí era muy importante la entrada de la galería, de hacer esta declaración, no como desde desde donde se trabaja y que sustenta una práctica, no como tan performativa y tan lejana de la de comercial. Entonces, bueno, lo que hice fue, como ellos recibe al público con esta frase escrita en la pared de la entrada, y después había un vídeo que observó un audio, que sobrevolaba un poco todos los espacios de la galería, en el que, en el que hice un montaje de todos los audios de que me había a través de los cuales le habían encargado tartas en los últimos años, en Madrid, un poco declarando un poco también mostrando la el sustento de todo aquello suya, compartir para que puedes escuchar. Marta Mira Buena noche sería para mañana 2 zanahorias, 2 zanahoria y. Nibali que sean 3 Braun y 3 zahorí para mañana, o la Marta mira la mañana, Burgoa Gordo o tarta de zanahoria o Marta era para mañana. Por favor, quiero mi y una tarta de zanahoria, vale a la mañana, pero avisan a qué hora, porque no tengo, pero necesito para las 2 de la tarde. Por semana acabó Marta -Pina para el jueves ganó 3. Mi hijo de zanahoria, sean 3. Trento. 4 Zanahoria do Vale y atravesamos. Pero un día no sé si me dan 5, 5 oído zanahoria desgracia, pero si tiene 4, era un, y para mañana 4. Vale, no pasa nada. Si te anima a hacer una para atraer. El viernes por la mañana. Otra vale como Trae todo. Para el viernes ya me avisa de manera las 4 que pierde. Traen Berlanga, 4 zanahoria. Gracias a Marta escucha, Marta a la mañana de la 4 de Bravo, y para mañana vale que tenga antes de las 2, porque no tengo nada de torta de Bravo y la zanahoria y come para el viernes 4 de Braun y pagarle, entonces serían 4, para el viernes celebrados, y para mañana, las 4, que tiene ahí de zanahoria. Para eso vale Gracia. Bueno, pues ahora os quiero mostrar también, por ejemplo, obras en las que la cocina o la comida o sus procesos han servido para responder algunas instalaciones o o partes de una exposición. Vale? Esta es, es una exposición que hice en Sudáfrica, en Johannesburgo, en 2012, que se titulaba, como si crees en algo no sostenerlo Bienal. Entonces, bueno, en la espacio expositivo no queda esta imagen que veréis. Había una serie de reflexiones en torno a trabajo, muy específico, a colaboraciones con gente del lugar y lo que sea este trabajo lo hice con la Embajada de España. Entonces, bueno, pues constamente en la semana anterior a Navidad. Había habido un tiroteo fuera de la calle. En este lugar no se podía acceder, tenía que haber policial, nunca se había abierto el espacio expositivo al público entonces, bueno, para mí era muy importante, por un lado abrir esa puerta y por otro lado, bueno hacer una como también una reflexión de deber cuanto sea, por ejemplo, sudafricano. Todavía hay mucho, mucha habilidad en la y, por ejemplo, hay un barrio Gil -libro que se ven poco común, silueta en la ciudad, que se veía desde el edificio de la exposición en el que tuvo, tuvieron, logra dar como las grandes revueltas aparecí. Entonces para mí era muy importante, por un lado, mostrar que en un trabajo específico, en un lugar como Sudáfrica de alguien que viene de fuera la imposibilidad también como de poder hablar de un conflicto tan grande. Entonces bueno, para mí era como muy interesante. Por un lado, hablar un poco de la necesidad y de la digestión de ese conflicto, no hay que poner sobre la mesa, que era lo que nos atravesaba a todas las personas que estábamos allí sobre todas las que habitan ese lugar. Entonces, para la inauguración yo decidí que ir a recoger agua a ese barrio ágil, duro, para la, para hacer una sopa la. El agua es la misma. En toda la ciudad riojana es urbano, pero el hecho de declarar en la exposición que se daba porque yo estaba haciendo esa sopa y se daba desde arriba del andamio el hecho de declarar que el agua de Gilboa ya generaba una barrera, una barrera que todas las personas allí tenía ese y venía, traigamos al lugar como ese. Entonces bueno que lo que hicimos fue como este cartel un poco como para invitar a que la gente viniera gente que nunca estaba invitada a ese espacio, sobre todo por ser gente de color. Entonces, bueno, como para mí era muy interesante, yo marqués, y que la duración de la de la inauguración iba a ser la duración de aquella sopa, es decir, en el momento en el que se acabó la sopa terminó la exposición, no, y también hay que poner como llamadas gratis a España y sopa. Hoy aquí de 6 a 8. Es bueno para mí también era muy importante, como también cuando se hace trabajo. No se especifica cómo es realmente lo que tiene en ese lugar y yo pensaba. Bueno, alguien en este lugar tiene algo que decirle a alguien en España, o sabría alguien tendría alguien a quien llamar, no, pero será también una manera como de visibilizar esa cola de personas que tienen un vínculo con España. No, y esa esa invita como a va a romper ciertas barreras, y el propio, haciendo, a través de una sopa de un spa, de un espacio expositivo y de la necesidad de no ingerir un conflicto como que casi la digestión era algo literal nuestro está esta pieza, se llama menguante de la Luna enero, es una pieza también en la que se pone en valor un poco como toda la sabiduría popular, la tradición oral y, bueno, hay un, yo soy de La Rioja y, bueno, pues en una exposición allí con un grupo de artistas, en un mes de agosto, un campesino nos invita a su bodega y nos nos ofreció agua y nos dijo que era agua, que había recogido en enero y el agosto. Entonces todas, como seguro que se puede tomar este valle, nos contó esta historia en la que si recoges agua durante el primer menguante de la luna, sea durante el. La de enero y la conservas protegida de la luna de la luz del Sol y de la Luna no se corrompe y dura hasta 2 años. Entonces, bueno, Mickle esa historia como que se me quedó en la cabeza, no? Y, bueno, pues en 2014 o 2016 me invitaron a hacer una una exposición en Galería Adri. Entonces bueno, era una una serie de cómodos exposiciones que se se activaban en un espacio que estaba debajo del espacio expositivo del espacio principal igual, pues Beatriz Alonso, no, comisaria, me invitó a hacer una de estas 2 exposiciones. Entonces, bueno, pues el espacio expositivo era muy común. Este espacio subterráneo muy ósea, completamente oscuro y húmedo en el que yo pensé que no me gustaría recibir a alguien como yo ni siquiera no me atrevía a respirar en el no entender, bueno como que pensé me acordaré de esta historia de Loren, campesinos riojano, no igual, pues le llamé por teléfono no para asegurarme porque acordara alumna, me explicó que tenía que ser el menguante de la Luna, que nace en enero. Entonces fuimos juntos a un manantial en La Rioja, recogimos este agua y la guardamos en la bodega de la familia, hasta abril que se inauguraba la exposición. Entonces, bueno, pues para mí también con esta pieza era una manera de poner en valor, no como la tradición oral, el saber popular y también como esta cuestión no convoca así desde el arte, no como de que de confiar en que ese agua va a estar bien y que puedes sostener una exposición solo con un vaso de agua un encuentro entonces bueno fue la exposición cuando la el público entraba en la galería, la galerista le ofrecía un vaso de agua; entonces si se aceptaban el vaso bajaba a bajaba al espacio expositivo, y los días en esta tableta en la que estaba apoyada en esta tableta, en la que funcionaba, casi a modo de tela y daba la instrucción de agua que menguante; y no con la instrucción de cuando sea entonces bueno fue muy bonita porque hicimos 2 activaciones una en la inauguración y otra en la clausura en la que yo estaba allí y a la gente y es ver el agua resistió. Gracias a Dios y luego, pues fue muy bonita, porque era un agua que tenía una frescura, como muy especial, y aparte, lo que hizo fue, como generar muchas conversaciones acerca del agua acerca del paisaje, no, y cómo de pronto, fue muy bonito ver cómo eso de pronto trajo todos esos espacios a la galería y que incluso un una pieza a la que se le había no como dado adjudicado a un espacio como la propia, piensa, se desmarcaba y recorría todo el todos? Los espacios expositivos y sandía. La calle, como al final, no como los cuerpos de las personas que asistieron fueron casi como coautores de la pieza. Unas imágenes de la gente en las conversaciones. Bueno, esta es la pieza, que es que, con la que arrancaba la presentación, no rosquillas, porque, bueno, pues una cosa también que también un poco desencadenó la la hora de la menguante. No, también es un poco, como todo el tema de lo coleccionado y como cómo se piezas que caducan, piezas que son perecederas, no, por ejemplo, el agua del menguante, o una pieza que aboca a los ensayos. Entonces, bueno, es verdad que para esa piensa, como yo trabajé en una especie de contrato, o no como un que acompaña a la compra, no, en la cual se se se narra todo el relato y a la persona, por ejemplo, que se compra la piensa. Le corresponden 8 litros de agua y 2 llamadas telefónicas, de modo que si quiere activar la pieza quiero hacer una que sea una cena o una comida con amigos, pues y puede llamar menos para para para contar la historia o si necesita llamarme para contar la historia, ella misma, pero no como me pasa que tengo que llamar a veces, aflora en común para recordar el contenido del relato. Entonces, bueno, me parecía una manera también muy bonita como pensar en lo coleccionable y poner también a la persona que colecciona en un rol también como de responsabilidad con la pieza y casi como pues eso no le coautoría en esa línea. Esta rosquillas María parte de una historia familiar, porque mi yaya era una buenísima repostera y cuando y sobre todo era muy buena repostera porque a mi abuelo le encantaban cuando falleció a ella, se le olvidaron todas las recetas de dulce entonces, como que toda la familia se queda sin postres y cuando vacía su casa, años después de morir, cuando falleció encontraron una carpeta amarilla con todas sus recetas escondida en el fondo de armario. Entonces, bueno, mi hermana tuvo la, la intuición de pensar que yo era la receptora de esa carpeta amarilla, así que, bueno, pues encontré que la, la en la carpeta habia, muchas recetas de rosquilla que eran las recetas de todas sus vecinas del pueblo, y la suya, incluida que se juntaban todas los la Semana Santa se hacer rosquillas para todas las familias. Entonces, bueno, pues una de las recetas en la que ella te abandona en muchos de los montes de la receta, porque muchas cosas es no como si podéis aquí ver lo que pide harina, la que pida, no, y que se asiente antes como que va siguiendo todo, y en algún momento te abandona. Tienes la receta decidí me invitaron a una exposición también en La Rioja su comida, y decidí activar las recetas como esta. Receta de mi yaya. Entonces, lo que hice fue hacer un trabajo no como de escultura, en el que hice moldes, de rosquillas de verdad para hacer rosquillas de cerámica. Entonces, bueno, pues están. Cómo era esta pieza escultórica coronada, no, en la que digamos que la comida lo perecedero, se corona con obras como Kun, con escultura y, bueno, pues también otra manera de poner en valor. Como esta herencia está esta tradición y esta memoria de también como de los encuentros de mujeres no. Cómo se traspasa el conocimiento, cómo se pierde. Como también está tan vinculado a la emoción y cómo de pronto un duelo hace desaparecer, no como en este caso, como en una familia, y bueno, entra. Otra pieza que es es bueno, es concierto, menú y bueno, esta pieza sobre un poco de una invitación en el festival que se celebraba en el Centro Cultural Conde -Duque, que se llamaba Gastrofestival, es un festival de gastronomía y arte contemporáneo, y bueno, pues me invitaron a hacer una. Una pieza específica para este festival muy entonces Bono a mí me parecía, como siempre Lara y la cocina aparecían como muy separados perderá Amar, tal Thas Henríquez; volúmenes que te muy bajito, si voy a piezas, le va bajando el tono Wale Wale voy si vale es que hablo agitó perdonar voy a intentar bueno pues eso entonces esta piensa bueno pues yo decidí hacer este concierto de recetas sonoras, y para ello hicimos una convocatoria en el barrio que rodea Conde Duque, para que, bueno, animando a los vecinos ya las vecinas, a que nos contactarán para cocinar su su receta favorita no mejora sabían hacer entonces con con estas recetas lo que yo hacía era ir a sus casas a grabar el sonido de la elaboración de la receta. Entonces, con cal, con todas las recetas que se cocinaron elaboré 3 menos y estos sonidos a músicos y compositores, que elaboraron piezas musicales a partir de este sonido entonces, bueno eso, pues, cuando tú llegas a se estrenó en el Auditorio de Conde Duque, después también se hizo en el Festival Actual de Logroño y en el Teatro Principal, de Santiago de Compostela. Inaugurando también la primera edición del Festival plataforma y bueno, lo que lo que sucede es que cuando el público llega a un concierto, en lugar de dar un programa con obras de compositores clásicos lo que se les da es eso es este menú con los 3, menos compuestos interpretados por diferentes músicos. Entonces, bueno, os Os voy a poner un trocito del audio que hizo Robin Man, que era una caldereta de cordero muy típica de rancho de corderos. Se llama La Rioja y en este caso el bendito hacerle unos coros de patata, y lo vais a oír al principio, que es como el chasquido de la patata, que por otro lado es como el truco de las patatas, a la riojana salgan con ese caldito denso que las caracteriza. Si escucháis un poco como como el. Bueno, pues todos esos sonidos, vais a escuchar una percusión que está hecha también como con machetes de cocina. Ustedes son los colores de patata. Su. Sí. Sí. Sí. Si no. Si. Por poco sí sí; sí. Si se. Sí; sí; algo más señaló. Si. Sí. Sí. Bueno, bueno, maravilloso y bueno, pues pasó así como rápidamente por este proyecto, que se llama Casas de comidas y es un proyecto que desarrollen Delfina en Londres en 2019 como parte de su programa Hoy. Es justamente un día muy triste, porque justamente hoy ha fallecido Delfina, así como también un poco un pequeño homenaje para todo aquello y bueno, pues casas de comidas, es un os invito también a que lo veáis en la web de Fina, que si vais, bueno, si sigo aquí vais a ver el vídeo, os lo quería dejar un poco como a modo de apunte, porque en este caso él pienso que es interesante ver cómo el formato final de una investigación en torno a la comida, que en este caso son las casas de comidas, no quedan esos lugares, no como de que eran como restaurantes, pero que se hacían casi coman bajos casi como a modo de salón, no, que es un poco como algo que empezarán a hacer las mujeres durante la dictadura, no como porque eran lugares donde las mujeres se podían reunir, trabajar y estar juntas, haciendo algo que, como cocinar, nunca levantaría sospechas. De que el poder que las mujeres alcanzaron allí no acabaron dando empleo, como sus propios maridos, y como alojando reuniones, no como de todo tipo entonces, bueno, con ahora cualidad. También, como con todas las cadenas de comida, con todas las nuevos sistemas de consumo que hay, pues las casas de comidas que sobre todo están basadas en producto fresco del día y de calidad, están desapareciendo, y sus, y las mujeres, que las regentaban, pues son muy mayores y también están desapareciendo también en este proyecto lo que trato es como de recoger cómo esas recetas y esas historias, como de las casas de comidas, que están desapareciendo con ellos. Entonces, bueno, en el formato final de esta investigación, en Delfín fue una, una cena performativa, en la que digamos que active muchas cosas cocinamos, muchas de esas recetas, y diseñamos como todo un menú que contaba, a través de las recetas de esas mujeres. Todas las historias que había detrás, no? Entonces había como las historias, la propia coreografía de los platos en la mesa de cómo se pasaba la comida y cómo se servía de las paradas que había para relató. Entonces, si vais a la madre del también para no alargar la conferencia podréis ver esa esa que creo que es otra forma, no en la que empezó a trabajar ya desde entonces, no una forma más escénica de demostrar la investigación, creo que es súper interesante Iraquiya. Durante esta investigación en Delfina me invitaron a ser una unos talleres de cocina en un centro para mujeres inmigrantes. Era un centro en el que en el que solo se podían entrar, mujeres, entonces iban mujeres y sus hijas mujeres que estaban en Inglaterra y que necesitaban aprender inglés, digamos que necesitaban aprender cosas para poder estar en Inglaterra y entonces bueno, pues eran mujeres en situaciones muy vulnerables y en actitudes muy vulnerables también. Entonces, en este centro se llama, a mí me ofrecieron hacer una sesiones dentro de unos talleres de cocina que había los sábados y que de hecho la profesora era una señora de Santander, que llevaba 25 años viviendo en Inglaterra. Entonces, bueno, dentro de estas sesiones que hice yo lo que hice fue invitar a las mujeres a cocinar recetas que hubieran atravesado fronteras, no como en mi caso. Yo empecé. Hablando de la tarta de Marta, ella se contaba como mi tarta como mi tortilla; se transformó en tarta, no como le pasó a mi receta al atravesar una frontera, y ella se hicieron lo mismo con platos de su de sus lugares de origen y y trabajamos mucho en que ingredientes fueron afectados por esa migración como que pasó al atravesar fronteras, por ejemplo el ají nos quiere, no hubo, había 2 mujeres que emigraron de Lima a Bilbao y de Bilbao a Londres y entonces para hacer el ají de gallina en Bilbao, se llevaron semillas de Perú para plantearlas y hacían el Aging, pero en Londres no podían hacer crecer el Hagino por la falta de sol entonces. Buscaban maneras de conseguir el picor y el color no sea como que también era todo un proyecto sobre esa negociación no como con esos ingredientes que significan, no porque nos negamos a dejarlos atrás o sí porque o lo sustituimos por otros, o sustituimos ciertas partes de la receta. No. Entonces, lo que hicimos fue en Victoria, me invitaron a hacer una performance. Entonces trabajamos en la activación de esta investigación sobre las recetas y los ingredientes que cambiaban al atravesar fronteras. Entonces con esos ingredientes trabajé con 3 cantantes, que en el caso de Londres fueron 3 cantantes de ópera. Entonces cada 1 a cada 1 trabajó con 3 ingredientes y yo les pedí que trabajáramos un poco como en la reverberación del sonido de esos ingredientes. En el cuerpo, no como trabajar en en reverberación en el cuerpo y en ver cómo esa reverberación se movían el cuerpo donde se alojaba, de modo que cuando el público llegaba a la exposición no puedes acabar cada grupo, se iba con un instructor de voz y que les enseñaba a todos estos ejercicios para, por ejemplo, activar la cúrcuma y ver en qué lugar del cuerpo se alojaba la patata. El ají jengibre no. Entonces era como una pieza, es casi como un ensayo en el que se están cantando ingredientes no es casi como una pieza coral, no. Entonces, la idea es un poco como esos ingredientes que han atravesado fronteras. Continúen su viaje alojados en el cuerpo del público. Entonces, bueno, esta es una imagen no de la momento, de la forma en Londres y bueno, y aquí ya llegamos a la última. Piensa que os quiero compartir, no que se echó para atrás las cosas malas, que es una investigación que realice el año pasado en el 21, en la Ciudad de México, con tal Castor y, bueno, pues es una pieza en la que se trabaja la idea del alimento como protección y amuleto. Entonces hicimos una serie de talleres de trabajo comunitario, no para tratar de compartir aquellos ingredientes que nos han protegido o que nos han cuidado en ciertos momentos de nuestras vidas, en mi caso, por ejemplo, bueno, para mí fue un momento especial también porque es justo, había fallecido mi madre antes de un año antes y ella. Le encantaba el mango, y yo llegué a México en la temporada del mango. Entonces, como que para mí comer mango era como una forma, como de estar con ella y entonces, bueno, pues en conversación también muchos talleres con mujeres, con mujeres en comunidades rurales, en una casa hogar de niñas que habían sido víctimas de abuso y maltrato en Guadalajara, gracias también a un señor de Jalisco, pues trabajamos un poco como compartir todos estos relatos y estos ingredientes. Entonces lo que hicimos fue también trabajar aquí estamos, imagínese también en la casa, hogar casa Cunha, que es una casa de como un nuevo donde alojan a niños en situación vulnerable no entonces bueno pues nos juntábamos también a cocinar por ejemplo ahora vais a la derecha. Tan mal es, no hicimos tan males en Santana. Achiques es un pueblo, no trabajamos con una comunidad rural y mientras hacíamos males íbamos contando todas estas historias de estos ingredientes debido a esas historias que contenían, por ejemplo el título, echó para atrás. Las cosas malas es lo que porque con lo que trabajábamos también eran como estas. Estas frases, no como que te diría ese ingrediente, si pudiera hablar entonces eso fue muy especial también en México, no? Con la relación que también tienen con lo no humano, con y con el más allá, porque muy rápidamente hacia esa conexión, no? Entonces, bueno, pues el Chile que había dirigido. A Doña Ana, por ejemplo. Pues ella decía que Chile, si el Chile pudiera hablarle, diría yo. Echó para atrás las cosas malas. Que más. Las semillas de Chile, que son tan picantes echa atrás. No como las serpientes y los malos espíritus no, entonces te protege, entonces, a mí me encantaba la idea de titular; una posición no como en primera persona con una frase tan brutal como que en cierto modo, sin saber la historia, casi parecía que tú te adjudicadas como ese superpoder. Entonces, bueno, todas estas trabajos también fueron muy importantes, con Castor, que trabajan mucho las prácticas narrativas entonces, digamos que son un poco como emerger como todos estos relatos de ida y vuelta entre personas y, bueno, pues de la misma forma que trabajamos con José, se digamos que fue el segundo en el que activamos a través de la voz. Estos ingredientes. No convocamos estas historias de protección, no? Entonces, os voy a mostrar un vídeo ahora en el que vais a ver un poco como la activación de esta, piensa con 3 con 3, cantantes, Marisa, Laína y Natalia Aguirre. Yo he hecho las cosas malas, es un proyecto que desarrollamos el castor con marca Euskal, durante una residencia de 3 meses con el apoyo del proyecto público Acción Cultural Española. Yo soy Jalisco, son, entre otras organizaciones, en secciones. Tras las cosas malas reúnen relatos de ingredientes que con estos ingredientes que nos cuidan, consolado y custodia. El proceso se desarrolló a partir de una serie de encuentros y conversaciones con personas y comunidades que la agencia de los alimentos. El proyecto se presentó con un performance en el mercado de la ciudadela de la ciudad a través del canto. Como un acto invocaron las historias de aquellos ingredientes que se nombran. La investigación se centró en la subsistencia de los relatos del cuerpo y el recorrido que estos toman desde dispensación hasta encarnación en aquellas personas que le mercado nos trasladamos, en procesión, al espacio expositivo. Y así continuamos vinculando los relatos a través del coro de una artista sonora participativa en la que el público explora la reverberación del sonido de estos ingredientes en la exhibición. Los ingredientes se materializa el altar de Torres, presentó al encuentro donde convergen. Una celebración a la transmisión oral de ambas partes. En el papel del emisor. Si no hecho todas las cosas malas, que el cuerpo del relato sobrevive; si se mide el chile ancho. Bueno, pues aquí estoy atravesando, bueno, ves nada, esto es un poco lo que es, se preparado y bueno, y también dar un pito, para conversar. Bueno, cualquier pregunta que queda es hacer cualquier cosa que es compartir. Pues aquí estamos. Gracias por escuchar. Muchas gracias, Marta, la verdad que me ha gustado muchísimo, conocer tu trabajo, no lo conocí hasta el momento y a por el título de la conferencia y un poco así por poco el resumen, pues inicialmente pensaba que tu trabajo tenía que ver más con un aspecto más visual de la comida, como otra. Me ha sorprendido gratamente comprobar que en tu caso el uso de la comida es también como como un punto de para introducir otra serie de cuestiones como la memoria oral, lo que sea una práctica comunitarias colaborativas, trabajar con lo que tiene que ver con prácticas femeninas de recuperación, no de esas reuniones de mujeres. Es decir, que abres unos campos como interesantes y la verdad es que el proyecto pues como que he visto una evolución también en tus trabajos y me ha encantado la verdad que me ha encantado No sé si y alguna a los estudiantes querrán hacer una pregunta o si no hubiera alguna, pero bueno, a ver si alguien quiere darte algo o hacer una reflexión. Creo que Diego quiere ir a hablar para Diego. Marta. Yo yo no me como nunca me cayó. Tengo que hacer la primera pregunta, Has hecho, y quería preguntarte si había hecho alguna vez arte sonoro exclusivamente. Pues exclusivamente bueno, pues si Amira tengo un proyecto del que no he hablado es que si no me tiraría toda la tarde, pero es súper invito a conocerlo que es el que tengo ahora con La Casa Encendida, en Madrid, que se llama cuidadores invisibles. Es un proyecto dirigido a cuidadores no profesionales de personas con enfermedades degenerativas también muy basado en una historia familiar que mi madre falleció esclerosis múltiple en mi padre fue su cuidado muchos años. Entonces en este proyecto es como un taller virtual conducido por un taller de cocina y con micro talleres de artistas que exploran desde la arquitectura las artes escénicas y la voz dentro del espacio doméstico, para finalmente generar el archivo sonoro de los cuidados entonces en esta web, que es 3 cuidador, ese invisibles. Junto con si vais a la pestaña cuidadores, encontráis el archivo sonoro de los cuidados, que es justamente en la forma en la que en la que queremos poner en valor como la. El trabajo de las personas cuidadoras, no como también material y con no justamente a través de una del arte sonoro y algo tan tan inmaterial, así que esa es la más más, más sonora, pero sí que Sanidad está muy presente en mi práctica también, porque incluso a modo de partitura, a veces en instalaciones casi como estructura. Pero has visto mucho sonido y bueno también, porque es verdad que aparte de las Bellas Artes tengo formación musical desde muy pequeñita. Entonces, es como algo que tengo dentro y que siempre está ahí la verdad. De repetir la luz invisible si mira 3, v, dobles sin cuidador equis, ese y ese invisibles, punto 5, vale. Si bien ni así que estupendo. Muchas gracias gracias a ti. Creo que a dice José Luis, se le pregunta lo tú. Con el micrófono de José Luis no quiere bueno, pregunta José Luis es la que no puede ser una obra de, da sí sí le conozco y he hablado con él. Si no le llegaba a verle personalmente, pero es algo que tenemos pendiente. Conocernos si me encanta. Gracias. Gracias. Alguna pregunta más aquí buenamente se decía que quería preguntarte en el proyecto primero que ha presentado, Sudáfrica. Me quedé con la duda de qué pasa finalmente, si alguien llamó a España, porque luego pensando claro, ahora como si hubiese personas que tuviesen algo que decirle a alguien que viviese en España, las tecnologías mejor permiten comunicarse con mazas; si no, no sé qué pasó y, por otra parte, cuál fue la presión de la sopa como de la actividad en sí no de la acción, como se percibió y cuál fue tu valoración o después, compartiendo la sopa, pues fue muy especial porque fue casi como una fiesta. No es verdad que siempre también la cosa que tiene la comida, que no, que también me gusta utilizarla, de forma irónica a veces, pero es verdad que siempre genera algo a su alrededor como que es romper ciertos ciertas barreras, no? Entonces, si me parecía una forma muy bonita de hablar de algo tan duro como, por ejemplo, en este caso la segregación racial y que no estaba resuelta y que una semana antes, en el lugar en el que yo estaba cocinando, las entró una bala, lo saqué una semana antes, en ese lugar no hubiera pasado una tragedia. Entonces, bueno, pues pienso que era como por un lado y no también a nivel de partitura. Era un, era casi como una forma de medición de tiempo, no bueno y de generar comunidad, tanto con las que la gente la tomó como con las llamadas telefónicas, que era casi una manera de materializar el vínculo con España. Si es que lo había, pues también era una cuestión muy sí que hubo llamadas que fue muy gracioso. Porque claro, también en una cola, sabiendo que todo el mundo está haciendo una cola para la misma cosa, se generan conversaciones en torno a eso, no? Para mí era una manera de traer España a espacios y conversaciones como Sudáfrica sabes cómo le tienen que ir a alguien en España o a quién o cuál es su vínculo, porque incluso hubiera sido interesante ver que no lo hay y ver a veces se hacen prácticas específicas que es imposible, no, como también pasa complejidades e ir a otro lugar, hacer no como cosas o casi como del exotismo. Otro lugar que también es algo que para mí es muy problemático. Cuando trabajas con comunidades, pues por ejemplo, en México o con comunidades en riesgo de exclusión, como pueden ser los cuidadores no profesionales, las degenerativas, cómo hacer para exorcizar, no como los lugares, las personas o y generar una devolución, si es posible ser sagrado sé que me preocupa mucho. Y por qué eran también cocina ascensión. Bueno, era una manera como de llegar al lugar de la bala por un lado, y también un poco de alcanzar esa altura, y esa esa separación no como de mi propia separación, con ese lugar y digamos esa distancia de protección entre ellas que existe siempre allí no como esos barrotes. En todas las ventanas, en todas las puertas, no siempre esas estructuras que te asustan más yo cuando llegas, te asustan más que darte seguridad. Porque piensas Dios mío, a que hay que tenerle miedo a todo, está este despliegue de barrotes y os así de cadenas era una manera de traer esa como es arquitectura dentro. Luego, por otra parte, me ha gustado mucho la receta que ha mostrado de abuela. Por qué? Bueno, yo tengo el restaurante de sale mi madre también cocina muy bien, y así para intereses propios, rosquillas, y yo, bueno, voy guardando, las tengo algunas de su puño y letra escritas, como tú, y la verdad es que siempre me he querido hacer algo con eso, pero nunca, y al ver tu obra no se me ocurrió como ideas Amama, estimulado, porque es algo que ya de por sí tiene un valor no sentimental, y y eso, como es un documento que es bueno, que tiene como una huella, una presencia y a veces no sabe muy bien cómo utilizarlo y bueno, me ha parecido interesante, no como tú lo has como ha hecho la obra, no ha partido de esa receta Sí bueno, y no es bueno que miran el vídeo que acabamos de ver en icono, cuando hablamos del cuerpo, no del cuerpo como altar del cuerpo, como contenedor de relatos e incluso de relatos de otras personas. Que yo también me planteo. Mucho cuidado, cómo cuidar esas cosas que me cuentan y que me entregan? No? Porque se te pueden olvidar, entonces también, como como decido cuidar. Y este legado como activarlo, no? Entonces pienso que en estas recetas en las que las abuelas nos abandonan agua, la que pida, no puedes hacer esto ahora toda la receta en la que iba me harina la camita, la masa no, como no es una manera tan bien como de pienso, muy simbólica, de donde la corresponsabilidad, en la que te sitúa la recuperación de memoria y la conservación, como ahí. Yo tengo que completar esa receta y tengo que no como que y ponerme a ella y a añadir la parte que faltaba y pienso que vemos en cierto modo alude a un archivo, no como un archivo vivo, y qué decisiones tomas, que es lo importante y que pones tú no porque es un poco esta cosa que tanto se habla de poner el cuerpo al final pues estamos ahí. Yo quería decir una cosa ahora mismo estaba ya estaba hablando de la comida y la reminiscencia que se tiene yo cuando luego me acuerdo del los rollos de Viernes Santo de mi tía y la tarta de mantequilla y galleta de mi madre lo tengo en la memoria; ese es como si lo hubiera guardado en una esquina del cerebro, y cuando pienso en ello o Santa desata ese sabor de antiguo o de que ella murieron a nuevo huerto; aprobar, pero es una cosa, como digo yo es algo un amuleto, una protección que pueda tener. Yo ahí escondida en mi cerebro. Es una cosa muy curiosa de mí se me pasa con los huevos fritos. Los churros que hacían y allá también cómo eran campesinos. Era aceite de ellos entonces eso! Ese ese olor no existe. Para mí no existe, y si lo lidera sabría que era ese huevos fritos. Y bueno, yo ya finamente, creo que una cosa más que en parte una asignatura del máster sea la estética migratorias del arte contemporáneo. Entonces, claro, me gusta mucho la piensa que ha desarrollado mujeres inmigrantes porque de una manera claro, a través de la comida es tratar una serie de cuestiones relacionadas con sus procesos migratorios, y me parece muy interesante, porque, pero buscando esa ingrediente, no como la idea de, también de como una misma comida, por el hecho dictatorial lugar, tienes que modificarla para adaptarla y cómo se negocia, eso no, y si hay renuncia a que no me habría parecido como una manera muy sencilla pero muy compleja la enigma de llevarlo a cabo, y si porque al final no como para mí en realidad son piezas que esconden mucho conflicto también, porque, por ejemplo, al final es eso, es el y cruzar fronteras en el extranjero. El emigrante no. Entonces es el conflicto de las fronteras, no. Entonces, como todo ese conflicto se transforma en una vaca, en un campo como lo cantamos, no es decir cómo llegará a darle tanto en la vuelta que estamos ahí cantando y llevan en nuestro cuerpo haciendo que continúe ese viaje. Nosotros me parece también casi como una utopía ojalá, pero bueno, al final funciona y es verdad que la última vez en ciudades siempre ha sido muy fuerte esa pieza escucharla en vivo es muy, muy loca, muy fuerte, pero en ciudades o si la gente sale llorando de la perfora y no y no se da la información, sino que se es una experiencia, pero creo que al final eso de hacerla pasar por el cuerpo o no esas historias indígenas y no de tanta tanto dolor y tanto amor, no como que hacen algo en el cuerpo. Soy muy fuerte. Bien, pues no sé si si alguien quería comentar alguna cosa más. Si no, pues bueno, agradecer. Ellos están aquí hoy con esa otra, compartiendo tu experiencia, talleres, esa visión no usa estos procesos de comida, que en tu caso, pues están relacionada con lo performativo, con la memoria, con el son y entonces todo, y que han abierto un campo importante, no para explorar y, bueno, pues a ver si es bueno poder pronto en la facultad. Quizá haciendo un taller a mí me ha faltado una tarta, nada menos que me imaginaba una tartita algo en lo que le pegaba, no en esta conferencia y promesa tortilla para que no veas saliva. Me hizo sentir más. Y sería bueno para la feria también. Gracias a Marta te quiere hacer una pregunta y acabamos bien. Me quedaré con las ganas, porque yo esta discusión ya lo he tenido con los chavales del máster sí y es algo que nos atormentan mucho menos también personalmente y con más comentábamos que tenía relación, es decir, yo yo no tengo ninguna respuesta porque no lo tengo claro, tampoco hemos hallado ninguna respuesta porque hablamos mucho rascando papel hablamos un montón, no, el tema es que la experiencia de la escuela es sudafricano, es decir, los comentados tu mismo has comentado que que reactivas experiencias y que funciona porque las personas que visitan la exposición reaccionan a nivel sentimental en esas instalaciones o en esas performances, pero que realmente en algunos casos no lo he vivido y en algunas de ellas no tienen la experiencia que han podido obtener los habitantes de la zona. Es decir, cómo lo digo, porque también hay cosas parecida. También el grupo de investigación hace cosas similar, en esta ocasión hemos tenido, pero profundamente ahí; es decir, de qué modo el artista puede llegar a un sitio, intervenir ese lugar si no ha tenido ningún tipo de experiencias y trabajarse. No sé estuve trabajando con refugiados al año pasado, pero ninguno de nosotros había sido refugiados ninguno, y yo tampoco, y no podíamos decir la relación de voy a llamar honestidad, no se lo diga, pero como un artista puede trabajar algo que no ha vivido y que realmente funciona porque tú has sido testigo que funciona, pero como con esa situación ya que lo has trabajado como artista, bueno, mira pues en la voy a intentar a ver cómo desde 2 lugares, porque es cierto que pasa sobre lo que discutirse es como es una preocupación todas las personas que trabajamos con prácticas, no como específicas o colectivos, por ejemplo, en este proyecto de cuidadores, pues es súper y yo me estoy dando cuenta allí ayer y amplia. Ayer tuvimos las reuniones con los las personas que van a participar de la segunda edición y son todas las personas cuidadoras. Entonces es súper importante que, por ejemplo, en mi caso yo he vivido 40 años de mi vida esa situación en casa y he crecido con ella. Entonces hay un punto que no sé en punto de gran experiencia que te da también el valor, sobre todo creo que es el valor de meterte en esa situación y ese componente también, como de verdad no como de estar ahí y ser 1 más, pero es verdad que pienso que igual en todas las piezas ha habido una, por ejemplo, en la menguante. No está cuestión de así de generar, es que hay hay momentos no como yo que se piezas, por ejemplo, esta de Francis Lewis, en la que mueven, no sé si es simple y metro no la cima de una montaña no hay. Hay veces que el hecho de que todos sepamos que estamos haciendo lo mismo es la fuerza para que eso suceda. No pienso que, por ejemplo, Avery luego también en contextos específicos, pues es que a veces es casi reconocer que no lo sabes y poner en y poner en marcha mecanismos que hacen emerger incluso el propio conflicto que hay y al que nunca vas a poder responder como, por ejemplo en el de la sopa que vas a ver si allí no les puedo decir hasta saber llegar yo aquí un mes a resolver la Movida aunque tienen aquí pues no, pero algo mejor, porque vienen de fuera, pues hasta veces propia, no como casi con de forma muy naif es como vamos a pensarlo aquí no, y a veces si es verdad que puedes proponer una visión, pues alternativa, no sé cómo periférica, y de pronto está pasando. No sé a veces es también mi director de tesis me dice que que yo sería casi como un trilero en el arte no muevo, los lastres de unas bases sólidas como dónde está la obra, donde está el artista o que es proceso que sobra. Pues todo eso no sé si hay respuesta, claro, si no, nunca respuesta, pero yo sigo en ello tengo yo tengo a veces pienso que si a otras que no ya tengo dudas, no lo sé. Naturalmente, nosotros no podemos a haber experimentado todo y muchas veces no queremos trabajar sobre solo sobre aquello que hemos experimentado, porque tenemos otras sensibilidades. Entonces, pues no lo sé, no lo sé ya para mí por ejemplo la que ha sido muy revelador y algo que pasa en México ha sido trabajando con el castor, las prácticas narrativas; no es una manera en la que digamos que las personas con las que trabajas, forman parte del proceso de investigación de verdad de la obra; y él y también la cuestión de la devolución, de cómo no ser como usurpadores, no como llegar allí hacernos nuestro proyecto con los refugiados, a nuestro país y hacer una exponemos es como que no como está para eso. Me refiero. Claro, cómo se ha pedido esa que me voy a México? Habrá un trabajo con comunidades y me hago en el reinado es cómo y qué les damos Dónde está el intercambio. Eso sí sea como esa, para mí es la gran preocupación y creo que es el gran reto. Desde los primeros trabajos, igual ya hace años, antes nos conformamos con la participación del público, pero ahora ya eso no es suficiente; a las personas con las que trabajamos investigamos ya hay una responsabilidad. Entonces ese para mí ese es el reto, incluso te cuidadores es como si hacemos un taller para cuidadores y un taller gratuito, y es para ellos ya la gente está generando conocimiento y está generando información que no existe, que es inédita, a lo mejor habría que no es está lejísimos de ser visto así desde el sistema del arte, así que si es en esas estamos así es la única. Una de las conclusiones que hemos llegado sin más puede ser más beneficioso llegar y hacer un parque, llegar a hacer cualquier cosa que cualquier otra cosa artística, aunque el parque pueda tener esa. Como tú como bien has explicado, hay muchas formas de arte, pero, pero no si son y como han comentado algo, pues me voy a aprovechar y así ir recogiendo ideas de todo. Me ha gustado mucho cómo te acercas al arte. Es una forma muy distinta a como la gran mayoría de nosotros lo ve y creo que es muy gracioso. Yo votaría una pregunta sima, personal. Así con el tipo de arte que tuvo hace más performativo participativo evitó que haya estado en ARCO y tiene becas de investigación. No ha entrado en esa convocatoria y me gustaría saber para ti si ha sido muy dificultoso este camino de con el tipo de arte. Entrar en estos circuitos más institucionales. Si averiguar ha sido más lento no lo sé porque tampoco he estado nunca en el lugar adecuado, o sea, como que el recorrido ha sido siempre muy como Almargen, también de becas de. Yo llegué a España con 36 años, con lo cual era la gente. Decía quedar ese momento en el que ya no hay becas para artistas. Entonces ha sido todo muy como muy distintivo y muy ir encontrando como si ha ido todo pasando, pero reconozco que es un camino lento, pero no se termina. Es como no creo que tienen tanto que ver con lo vital que lo vas encontrando, y es verdad que sabe, cuando oí cuando estaba preparando la conferencia, me estaba ardiendo pensando que ha ido sea porque, claro, hechas, mirada, muchos años atrás y a veces a mí me pasa que digo poder hacer estas cosas, no y que sea tu trabajo como maravilla. Pero bueno, sí es cierto. Si tú tienes una práctica similar, que hay un precio muy alto, también la de no vender o de no estar en el más difícilmente en el mercado del arte, no vivir más, o sea, yo creo que todos los artistas viven en mucha fragilidad, pero con una práctica así es mucho más si no se siente respondido, saben y es normal, pero bueno, al mismo y a asegurar que hacer siempre lo que para mí es muy importante hacerlo, que me da la gana y lo que me gusta. Entonces eso también tiene un precio. Pienso, así me consuelo yo, pero no sé yo creo que lo sea. Gracias. Bueno pues si no hay más preguntas Adri creo aquí ya terminamos la conferencia en deseamos a la la como no tuve esas creencias, creo que vamos a eso con muchas ideas y, Bueno, esperamos verte personalmente en un futuro cercano y aurora mucho, un saludo a todas y todas. Lo que la veáis, pero para nada.

Intervienen

Aurora Alcaide Ramirez
Marta Fernández

Propietarios

UMtv (Universidad de Murcia)

Publicadores

Máster En Producción Y Gestión Artística

Comentarios

Nuevo comentario

Serie: MPGA (+información)

Master en Producción y Gestión Artística

Descripción

Canal específico del título en el que podréis encontrar los talleres y conferencias realizados hasta ahora, así como recursos y otro material de vuestro interés