Idioma: Español
Fecha: Subida: 2021-11-12T00:00:00+01:00
Duración: 1h 08m 14s
Lugar: Facultad de Letras - Hemiciclo
Lugar: Presentación
Visitas: 107 visitas

Ficta relata

Descripción

Acto académico de presentación de libro homenaje y entrega a las homenajeadas. Presidido por el Exmo. Sr. Rector.

Transcripción (generada automáticamente)

Bueno, pues Buenos días bienvenidas y bienvenidos a este acto académico que tiene por objeto la presentación del libro, relata, que es una selección de publicaciones de las profesoras, Rosa María Iglesias Montiel y Consuelo Álvarez, publicaciones, reunidas y editadas. Por la profesora Paquita Moya, el baño en homenaje a las autoras libro que publica la editorial edite de la Universidad de Murcia. Por aquello el protocolo tengo que presentar las personas que me acompañan en la mesa, aunque suelo decir que normalmente donde quiera que voy como el acto tiene lugar en casa, pues son más conocidas que quien tiene que hacer la presentación, pero bueno, respetar el protocolo iré al menos a acompañar en la mesa. Claro, las autoras y homenajeadas. Las profesoras, Iglesias Montiel y Álvarez? El señor decano de la Facultad de Letras pascual Cantos. La directora del Departamento de Filología Clásica de nuestra universidad, la profesora Alicia Morales Ortiz, y la directora del Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia, la profesora Rosana López Carreño, hechas las presentaciones saludado las personas que asisten y cuya presencia agradezco especialmente a las profesoras y profesores que vienen de otras universidades, poniendo en movimiento la idea de que universidad, sexo, universal, no local y que cuando personas trabajan con esfuerzo, con valor y difunden el resultado de sus investigaciones, pues eso genera comunidad universitaria, comunidad científica y que conviene de vez en cuando celebrar los logros de esa comunidad científica y por eso, pues llevamos muy agarrado a los universitarios, deambular de un sitio a otro haciendo congresos, jornadas, conociéndonos y también homenajeando a aquellos y aquellas de los nuestros que han destacado y han sobresalido en su actividad profesional, que es exactamente lo que hoy nos trae a este hemiciclo maravilloso de la Facultad de Letras de la Universidad de Murcia y, bueno, pues para empezar a dar contenido al acto, debo llevar la palabra a la persona que debería estar aquí dirigiendo, y lo digo así me han intentado hacerlo. Ha intentado hacerlo y no me ha dejado, pero mi voluntad Paquita, era que yo me levantaran y tú estuvieras aquí porque tú eres, tú eres el motor, tú eres el de, use Machina que nos va manejando a todos en este tipo de cosas. Bueno, pues cuando quieras tienes el uso de la palabra. Yo voy a leer, porque me riñas. Dijimos al magnífico Señor Rector Ilustrísima, señala Cano, señala la directora de publicaciones, señala directora del departamento de Filología Clásica profesoras Iglesias y Álvarez profesores pas alumnos amigos queridos todos hoy me honra presentar el libro Ficta relato -homenaje a las profesoras, Rosa María Iglesias Montiel y María. Consuelo Álvarez Moreno. Es un honor y es una profunda alegría. No se escucha la mascarilla. Con la voz, que yo tengo, 200 llegaba al final ya la ha vuelto a ver hoy me honra presentar el libro Ficta, relata, homenaje a las profesoras, Rosa María Iglesias Montiel y María, Consuelo Álvarez Morant es un honor y una profunda alegría. Por fin, podemos celebrar este acto hermoso y solemne estaba previsto para hace más de un año, pero por fin, gracias a Dios ha llegado ese día esperado por todos y en el que podemos ofrecer el libro a su destino, a sus destinatarios, nuestras queridas compañeras y amigas. Llega ese día en el que nos reunimos con ellas los amigos de aquí y de otros lugares para homenajear y, por ello, las gracias. Los libros tienen sus Fatah, y las vidas, los suyos, y ellos Fatah han conducido sin duda las vidas de las profesoras, Iglesias y Álvarez, y han propiciado, propiciado este libro, que habla, como suele ocurrir, de las vidas que están en sus páginas. Las profesoras, Iglesias y Álvarez y Álvarez son, como es sabido, discípulas del profesor Antonio Ruiz de Elvira, insigne maestro como discípula es y se enorgullece de serlo, quien ahora es tener el uso de la palabra fue Don Antonio el que sin saberlo ni posiblemente pretenderlo, nos puso en contacto. Por eso este libro es también un homenaje al profesor Ruiz de Elvira sin él no existiría, y también este libro es un homenaje al Departamento de Filología Clásica, modélico y querido departamento, que fue capaz gracias a personas como nuestro querido Pepe, el profesor García López, que esperemos que venga ahora el primer catedrático de Griego de esta universidad. Digo departamento, ese que fue capaz digo de crear una especialidad de las de la que estamos, las mejores de la que estamos todos orgullosos. Este departamento nos ha acogido y alimentado a todos, conviene las que dio al mus. Se ha gestado también este libro, pues en él se ha desarrollado la vida académica, docente e investigadora. Prácticamente toda de las dos profesoras no voy a hablar hoy de su docencia ni de su investigación. He tenido el honor de hacerlo, las que precedieron a la última lección de cada una de ellas. Además, la profesora Morales Ortiz, directora actual del departamento, dará cuenta más. Todos lo que han hecho se podrá leer en las páginas del libro del libro, que está ahí y podríamos tener en la mano. Como saben, está en papel y, como saben también, o si no puede saberlo, está en abierto, como diría Rosana, la página web de. Sin embargo, aunque no hable, oye nuestras queridas compañeras y tengo que decir que este libro es ciertamente un vivo ejemplo de su calidad científica e investigadora, aunque de esa calidad solo una parte importante, pero obligada mente pequeña, se muestra en el libro El libro de homenaje consiste en una selección de publicaciones de las profesoras, Iglesias y Álvarez reúne, pues, algunos sólo algunos frutos de una dilatada e intensa trayectoria científica. Se trata de investigación, que las conoce lo sabe que las publicaciones ya ella pura y dura este homenaje se le ha querido hacer con las mejores palabras, es decir, las suyas, en las que se reconocen, como es lógico, ella misma y en esas palabras de las que sus lectores podrán saber más de ellas y aprender de sus muchos y profundos conocimientos. Este libro no deja este libro, es y será de consulta obligada, como lo son sus traducciones de Boca, Cho o Metamorfosis, de Ovidio. En el libro de más de 500 páginas encontramos veintitres aportaciones científicas. La selección ha sido difícil, pues todas sus publicaciones merecían estar ahí; lo que sí hemos intentado es ofrecer una especie de panorama de intereses de las profesoras Álvarez Iglesias, y aunque todos sus intereses pueden situarse bajo dos emblemáticas palabras Ovidio y mitología, algunos extienden sus brazos hacia campos íntimamente relacionados con ellas, como son la tradición clásica, el humanismo y la litografía, la cara más filología de la mitología. Los trabajos que se han elegido se sitúan entre los años 1934 2017. El primero es el artículo dedicado al Edipo de Séneca. El libro se cierra con los mitos de Las Metamorfosis en el comentario de pantanos. Lector atento podrá advertir en esta selección que la mayor parte de la producción está firmada por ambas autoras, así por ejemplo, Virgilio a través de o Cacho; el pasaje de Nixon en Estacio, los trabajos de, si que a la luz de la literatura del ámbito Ovidio, un poeta, las tribus pero anotaban las vivos, en fin, de mucho más el libro se abre con una breve pero hecha con mucho cariño presentación en mía y tras los artículos aparece el currículum de ambas. Ahí está su actividad docente e investigadora. Están sus proyectos, sus tesis, lo que las organizaciones de la urbanización de reuniones científicas que han hecho en fin un currículo en verdad que avala la calidad de su producción científica y lógicamente este libro lo que la usura, la una nutrida di sima, lista de colegas y amigos están ahí pertenecientes a la universidad, ya sea el centro científico de España y prácticamente todo el mundo. En cuanto al título del libro, se puedo decir que es una expresión muy del gusto de nuestras homenajeadas, una expresión y significativa, como yo digo, nada más y por tanto cada uno puede pensar o pueden volar nuestras mentes, la mía, pero sería muy largo y poco pertinente dar cuenta de mis ocurrencias y tengo que acabar. El protocolo manda, y quiero ser obediente de hoy, estoy leyendo más despacio tenía siete u ocho minutos antes, sin embargo, quiero decir que a todos, que Ficta, relata, me ha proporcionado la oportunidad de mantener un precioso contacto con muchísimas personas con quienes están en la Taula y, por supuesto, con todos los que estáis aquí pues he sido un verdadero placer estar con vosotros y que estuviera conmigo. Este libro desde luego es un homenaje a dos extraordinarias universitarias, tanto en la docencia como la investigación todos lo sabemos, en sus trabajos, como muestra bien la selección que se ofrece. Domina siempre ese rigor científico, esa vía tan propia de la escuela a la que pertenecen y ellas han continuado. Es un honor para mí que en él esté mi nombre, porque este libro, como ya he dicho antes, es indirectamente un homenaje a Antonio Ortiz de Urbina. Nuestro maestro, que en esta Universidad de Murcia nuestra universidad dio a conocer lo conoce a nosotros y a todos casi de Nueva Ovidio, e hizo amar la mitología, su influencia en nuestros estudios a nivel nacional han sido sido determinantes y desde luego han pasado fronteras tan bien. Como decía el comienzo, este libro es un homenaje al departamento de Filología Clásica, nombraba nuestro querido Pepe al doctor García López, que gracias a él y a otras muchas personas, pero como personas como él se pudo conseguir que ella hubiese esta maravillosa especialidad de Filología Clásica, que continuará y nos superará con el tiempo, entonces un homenaje al departamento y un homenaje también a la Facultad de Letras y a Edith Un en una palabra. La Universidad de Murcia se lo merecen, pero hoy, como siempre, contamos con la presencia de nuestras autoridades, que siempre nos han dado. Ejemplo y aliento. Quería rosa y quería chelo. Estoy segura que nos importa. Estoy contenta de compartir este homenaje y este libro vuestro, cuando era Antonio, que en la universidad disfrutar de este libro, recordar siempre extremos acto académico, un acto académico que nace del libro. Os deseo lo mejor de todo corazón, absolutamente y todo, bueno sea por muchos años más. Muchísimas gracias. Fallida, como siempre. Bueno, pues a continuación va a hacer uso de la palabra la profesora, doctora Doña Rosana López Carreño, que es coordinadora de publicaciones y patrimonio digital de la Universidad de Murcia. Gracias al magnífico rector, decano, Facultad de Letras, directora del Departamento de Filología Clásica, y por supuesto la sonda energías, y gracias sobre todo por su existencia. El libro homenaje -que presentamos hoy Ficta, relata, recoge los trabajos más relevantes de la profesora Gómez -homenajeada rusa, María Iglesias Montiel y Consuelo Álvarez -Mora, y que han sido seleccionadas por la profesora Paquita Moya del valle del baño, editora de la obra. Este libro se encuadra en nuestra serie Lunera, que es una serie destinada a homenajear la trayectoria de nuestro de nuestro personal docente e investigador, y cobra especial relevancia en este caso no solo por el contenido sino también por el formato, como ha comentado la profesora Moya del baño. Se trata del primer libro que, aparte de editarse en una pequeña tirada en papel, es el primero de esta serie que se edita en formato abierto, con lo cual para nosotros un gran satisfacción en formato digital y abierto, iniciativa que esperamos que sea inspiradora para otro libro de este de esta índole, porque son tiras, pequeñas y digamos. Eso le da una trayectoria, una difusión, una traslación mucho más mayor y creemos que es interesante. Aun si cabe darle mucho más trascendencia y difusión a la producción científica de la propia homenajeado. Es decir, si alguien no las conocía, pues es decir, no se oye poco, me quito la mascarilla. Si me dan miedo y todo el bien permite. No se ha oído nada, no empieza de nuevo, no me voy a dar cuenta de que se veía bien. Decía que es importante lo del formato abierto todavía es un poco, es un formato que todavía se resiste en alguna esfera de nuestra comunidad, pero que en casos como este es muy importante porque así hora y ese es el legado para la transmisión general de futuras generaciones, de esa, de esas grandes valiosísimas aportaciones seleccionada, previamente por una experta como Paquita y que pues muestra esa huella científica de en este caso de las homenajeada, esto se puede comprobar esta trascendencia solamente entrando en la propia, en el propio catálogo de títulos, que ha sido un fallo en un proyecto, pero lo podía haber proyectado porque ya se se visualizan dentro de las estadísticas de uso que disponemos, ya de nuestro catálogo, que se se ha visualizado más de 1900 veces, visualizado y descargado más de 140, con lo cual y dicen que no han sido ella. Con lo cual es una eso, es una connotación más, no de esa, de esa cualidad del formato, no aparte de su impresión, que obviamente, siempre gusta tener, sobre todo a la homenajeada, su versión impresa. Por todo ello, quiero darle precisamente las gracias. Siempre habéis sido muy pionera e innovadoras en el apartado editorial, no, pero en este caso aún si cabe más, sabemos que en el ámbito de la Filología Clásica las profesoras Iglesias y Álvarez son referentes, como bien ha dicho nuestra compañera la profesora, la profesora Moyá son referentes y en ellos se recoge en el libro, no a lo largo de esas veintitres aportaciones seleccionada y a través de su 534 páginas que esperemos que puedan reflejar parte de ese legado investigador de ellas sólo nos queda. Me queda agradecer por parte del Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia y de su editorial, edite un tanto a las homenajeadas como a Paquita de muelle del baño, por su, por su saber hacer y lo fácil que siempre nos resulta trabajo, haber trabajado, trabajar y seguir trabajando con ellas en el ámbito editorial, a pesar de todo lo inconveniente. Pandémico y todas la digamos los problemas que han habido para presentar este libro, que, aunque es de 2020, se presenta ahora, pero ha sido por circunstancias que todos conocemos. Por todo lo demás, nada, daros las gracias y nada buena suerte. Gracias, Rosana, le corresponde hacer uso de la palabra ahora la directora del departamento de la profesora Alicia Morales Ortiz. Muchas gracias. Buenos días a todos, buenos días a todas; al Excelentísimo Señor Rector, que nos acompañará esta mañana al de Cano de nuestra facultad, a la señora Coordinadora de las ediciones de la Editorial Universitaria, las homenajeadas, por supuesto, y a todos; a usted a todos ustedes. Yo quisiera, en primer lugar igualmente manifestar mi alegría, la alegría de nuestro departamento por el hecho de que por fin estemos aquí presentando este libro que como ya se ha dicho en varias ocasiones, es un libro que quiere ser también un reconocimiento y un homenaje a las profesoras, Rosa Iglesias y María, Consuelo Álvarez, con motivo de su jubilación y que hasta el momento hemos tenido que ir retrasando debido a circunstancias que todos conocemos, me llame y yo quiero ser breve. Tengo tendencia a entenderme un poco, pero no puedo evitar empezar mi intervención con una larguísima lista de agradecimientos que además quiero manifestar esta mañana en mi actual condición de directora del departamento en nombre de todos mis compañeros del departamento. En primer lugar, por supuesto, quiero agradecer su presencia al Señor Rector, al señor de Cano, a la señora Coordinadora; su presencia en este acto demuestra, por una parte, el apoyo institucional que siempre hemos tenido de la universidad y del equipo del equipo electoral y de Canal en nuestro departamento, pero manifiesta también de forma evidente gran cariño y el gran reconocimiento que nuestras autoridades tienen hacia las profesoras, Iglesias y Álvarez, a que desearía también de corazón dar las gracias a todos los que estáis asistiendo esta mañana a este acto tanto a los compañeros del departamento compañeros de otros departamentos y de nuestra facultad y en especial también a todos los que os habéis desplazado desde otros lugares de España desde Valencia desde Madrid desde Granada desde Asturias desde Barcelona no sé si me dejó algún sitio para acompañarnos, para acompañar a nuestras homenajeadas esta mañana y para acompañarnos a todos nosotros hoy aquí en Murcia, sabiendo además las dificultades que últimamente estamos teniendo en la movilidad, grandes filólogos, grandes, reconocidos profesores y compañeros de la Filología Clásica la filología latina Amigos de la vida. Es un auténtico placer y una gran alegría. Daros la bienvenida esta mañana en Murcia a Murcia y a nuestra universidad a nuestro departamento me van a permitir aquí que mencione a dos personas. Solo voy a mencionar concretamente a estas dos personas cuya presencia esta mañana, que nos emociona al profesor José García López, catedrático de Filología Griega jubilado de este departamento y a la profesora Morales o tal catedrática de griego jubilada también de enseñanza secundaria en Murcia, conchita. Conchita sabéis perfectamente que siguiese con nosotros, estáis con nosotros, cada mañana, cuando entramos a clase está con nosotros. Cada vez que nos reunimos en el departamento está con nosotros. Cada vez que celebramos un acto científico estén con nosotros. Cada vez que nos encontramos por los pasillos íberos esta mañana, que es una alegría inmensa para todos, de forma muy especial, quiero también dar unas gracias muy sentidas a la profesora del baño catedrática de Filología Latina, jubilada también de nuestro departamento y reciente Premio al espíritu universitario de esta universidad. Creo que demuestra sobradamente esos valores universitarios que se le reconocieron en ese premio, ella con su proverbial entusiasmo y con una generosidad que creo que es una lección para la vida, ha sido la editora de este libro y ha trabajado de forma incansable para que hoy finalmente podamos tenerlo en nuestras manos. En nombre de todo el Departamento Paquita, nuestro reconocimiento y agradecimiento y he dejado para el final, por supuesto, a las que son las verdaderas protagonistas de este acto a Rosa y a Chelo, a las que quiero también, por supuesto, dar las gracias y les doy las gracias por muchos motivos. Nos resumen dos En primer lugar, les doy las gracias por este libro, este libro, que es una magnífica muestra de vuestra brillante trayectoria investigadora, que realza y honra el nombre de nuestro departamento. En segundo lugar, os quiero dar las gracias por esos casi 40 años de vuestra vida dedicados al departamento, a la Facultad, a la Universidad de Murcia y a la Filología Clásica hace un PAR de semanas tuvimos la ocasión en este mismo lugar, como ya se ha comentado, de reunirnos también para celebrar el acto de última lección de la profesora Álvarez Morán. Al igual que dos años atrás, exactamente dos años atrás, escuchamos también la última lectura de la profesora Iglesias. En eso en esa intervención que tuve como directora de departamento hace fue hace apenas dos semanas. Yo ya les dije a todos ustedes a los que estaban entonces presentes, que, desde luego, estas no iban a ser sus últimas elecciones y que el viaje como quería acabar se iba a ser un viaje largo y que no iba a terminar, que no había terminado, y yo creo que este libro que hoy presentamos da la razón a aquellas palabras. Efectivamente, tenemos en nuestras manos una nueva y magnífica lección, de las profesoras, Iglesias y Álvarez, otra lección de Filología en su pleno sentido de amor por la lengua y la literatura, una clase magistral de investigación, inteligencia, conocimiento y pasión por los textos clásicos. Las profesoras, Iglesias y Álvarez han trabajado sin descanso durante todos estos largos años, en beneficio del Departamento de Filología Clásica; la murciana y la española desde que yo le recuerdo, lo dije también la otra vez, desde mis tiempos de estudiante. Luego, después, como compañera en el departamento y creo, como amiga, siempre las he visto, asumiendo todas las responsabilidades que implica la trayectoria universitaria, tanto fuera, en la Secretaría o en la dirección del departamento; esforzándose por llevar a nuestra revista a las más altas cotas de excelencia, y defendiendo también los estudios clásicos, desde la sección murciana de la Sociedad Española de Estudios Clásicos en el marco de sus muchos proyectos de investigación y del grupo de investigación que han desarrollado estos años sobre literatura latina y mitología clásica. Las profesoras, Iglesias y Álvarez han construido una muy sólida trayectoria investigadora, que ha situado, como digo, el nombre de nuestro departamento, y de nuestra universidad, en algunos de los foros más prestigiosos de nuestras áreas, sus estudios sobre Ovidio sobre mitología litografía sobre los humanistas, creo que todos lo sabemos, son actualmente ya referencia obligada para la filología latina y la Filología clásica tanto a nivel nacional como internacional. No voy a detenerme en glosar cada una de sus publicaciones, numerosísimas porque las tienen, como ya ha dicho la profesora Moya, recogidas en el volumen que presentamos, pero además Rosa y Chelo reúnen en sí algo que no es muy fácil y que no se encuentra, que se encuentra a veces con dificultad, además de brillantes investigadoras. Son grandes, han sido y son grandes profesoras. Todos los que hemos tenido el privilegio de ser sus alumnos recordaremos con cariño sus lecciones sobre la lengua y la literatura Latina, pero también sobre la historia de Roma. Sobre el humanismo, sobre la pervivencia clásica, no olvidaremos tampoco nunca su profundo conocimiento de la lengua latina también de la griega y de la mitología. Son maestras, rigurosas y serias. Pero también, entusiastas y volcadas en el aprendizaje de sus estudiantes, creo en definitiva, que Rosa y Chelo nos dejan un legado impresionante del que este libro que presentamos es un buen ejemplo, un legado que está cimentado en el estudio y en el trabajo concienzudo, y bien hecho, pero también en la alegría en la vocación y en la convicción de que es necesario seguir estudiando y conociendo a los clásicos seguir trabajando para proteger los estudios de humanidades. Esta yo creo que es en último término su gran lección, su lectiva esencial. Decía también el otro día que las profesoras, Iglesias y Álvarez pertenecen a una generación de grandes maestras y grandes universitarias. Quisiera ahora reiterar lo de nuevo. Son mujeres tantas mujeres que en un tiempo en que la Academia era masculina rompieron techos, rompieron barreras, y caminaron, como dije el otro día por aulas, por pasillos, por encuentros científicos, con determinación y con libertad y como sabemos no siempre es un camino fácil. También ellos, en esto Rosa y chelo, nos han dado un ejemplo admirable a las que hemos venido después de que vendrán después de nosotras. Estamos muy orgullosas de ese legado y queremos darle las gracias, como ya se ha dicho, y decían los antiguos, su fatal nivel. Detrás de este gran libro hay una larga historia, una larga historia de trabajo, de esfuerzo, de risas y de penas compartidas, de amistad y compañerismo, y tras él hay dos grandes investigadoras y sobre todo hay dos grandes personas. Su destino en este libro es que esos lectores sigamos aprendiendo de ellas muchas gracias Rosa muchas gracias. Muchísimas gracias, Alicia para hacer uso de la palabra. Ahora, el decano de la Facultad -el profesor don Pascual. Buenos días, primer lugar; bueno, 10 queridos rector, coordinadora de publicaciones y patrimonio digital, Rosana directora del departamento de Filología Clásica, alicia entonces se lo quita y debo decir que me ha emocionado muchísimo volverte a ver Pepe, un abrazo enorme, un abrazo queridos crías; todas. Bueno, depende casi más de un año de espera y de parón. Por fin parece que ha llegado el día de presentar conocer y palpar este libro de Rosa, nuestras compañeras amigas, y que también fervientes seguidores de Ovidio, me sienten verdad ese, perdón me decía que fervientes seguidores de Ovideo, si alguien no lo sabe me siento en verdad una persona privilegiada de haber conocido a Rosa mi profesora, de latín en segundo de carrera, curso 84, 85. Hagan cuentas aún más tardes años, más tarde, como ya, como profesor de la Facultad a Chelo, mi Pepito Grillo, sí Pepito Grillo no obstante mi verdadera amistad con ella se empezó a fraguarse a partir de mis primeros años de gestión en la Facultad de Letras. Pero hoy no toca hablar de ellas, toca hablar de su libro; homenaje Ficta, relata, es una obra, una muestra representativa de toda vuestra vida universitaria plasmada en una cuidada y aceptada selección de veintitres trabajos en más de 500 páginas que muestra un vasto elenco de publicaciones científicas, y yo diría que estas dos chicas apuntan maneras en el ámbito de la Filología Clásica y como no, pues en esas 500 páginas no falta Ovidio, además de la calidad científica de nuestro trabajo académico, esta obra da buena cuenta de vuestra calidad humana y docente y así el puesto cumplía, y además de nuestro firme compromiso con la Universidad de Murcia, basta ver otro compromiso o estos cargos que ha realizado y que se ha comprometido a vuestros años. Todo ello se ve refrendado por una larguísima pero la bellísima fábula de colegas amigos y de todo el mundo que no han querido perder la ocasión para dejar constancia de su admiración y cariño por Rosa y Chelo, rosa y Chelo. Es un honor para mí estar hoy aquí y dar las gracias por poder disfrutar de este regalo que nos trae. Muchísimas gracias. Muy bien, bueno, pues Rosa chelo, llegue el momento en el momento de que tenéis que intervenir. Así que cuando llegó. El Señor Rector magnífico. En Filología Clásica lo he pagado muy bien, señora y coordinadora, de Edith, un profesor de baño, la editora de cómo se ha dicho, que quiere colegas, estudiantes, personal de administración y servicios amigas y amigos muy buenos días. Muchas de las palabras que ha dicho la actual directora del departamento tendría que repetirla yo, porque es cierto que las instituciones siempre han estado pendientes y acogedoras, y respalda y, respaldando la todas las intervenciones y todas las ideas que hemos tenido desde nuestro departamento va desde dentro nuestra facultad, o sea que no me voy no voy a repetirme siempre. Sí que quiero decir que no es la primera vez que no se edita. Tenemos un icono ti, gracias a Verona, tenemos una contemporaneidad contemporaneidad de los clásicos, que está agotado es decir, que también en años anteriores otros directores, también de publicaciones, entonces publicaciones, nos llevaron, nos permitieron darnos a conocer por el mundo inagotable. Lleva, está agotado su segunda edición también. No sé qué bueno, lo que yo quiero decir hoy es que la vida está llena de compensaciones. Si no fuera por el día de hoy, yo estaría hoy consternada por la duda que tengo. De que ayer el. Los diputados hubieran hubieran hecho una buena votación, pero, sobre todo, estaría mucho más consternada, lo sigo estando por esa intención de las señoras con la consejera de Educación sobre el lenguaje inclusivo así que queridas amigas queridos amigos queridas queridos amigas amigos e buenos días como es claro yo no soy capaz de expresar con palabras la enorme gratitud que siento por veros a todos aquí sé que la nueva normalidad, esta nueva normalidad, hace que cada uno tengamos muchísimas tareas que cumplir, muchísimas cosas que hacer, pero esa generosidad de la que estáis haciendo gala hace que allí existe un nuevo éxito para estar con nosotros. Evidentemente, hay presencias que nos emocionan más que otras, y se ha hablado de Pepe García López. Yo quiero también hacer una alusión a Monserrat Freixa que nos emociona especialmente. Quiero también hacer una una alusión a mi de especialidad, que es Mercedes López Salva, que aquí nos reúne son ejemplos, pero no son los únicos, también están grandes alumnos, grandes compañeros, grandes amigos, pero lo que yo sí que he querido, lo que pensé siempre, y hoy me ha corroborado la intención. La intención es que mis palabras sean un poco no un homenaje, sino una, una devolución de lo que es la Universidad de Murcia ha significado en mi evolución desde mera alumna hasta llegar a ser una persona, una catedrática jubilada porque cuando yo llegué en el año 65 66 en la Universidad de Murcia había solo tres facultades químicas, y es el edificio de Derecho, estaban unidas Filosofía y Letras y Derecho donde estaban las aulas. La biblioteca general, la Casa del Lector los departamentos, todos ahí Unidos, pero eso sí. Mi curso fue un curso rompedor porque éramos tantos que no teníamos ninguna gula en la que supiéramos, nos tuvieron que dejar el lo que entonces era el Paraninfo ahora es menos de la mitad de la Sala de grados de Derecho, y allí nos metimos en los casi 180 alumnos y a pesar de que la facultad era muy pequeña e incluso tenía una sala de señoritas, para las alumnas la facultad era muy estable. Está claro que era un muy pocos y que habíamos todos ahí a pesar de todo. Lo que sí que es cierto es que, como yo digo el minimalismo físico no era, no era igual que la calidad científica del profesorado. Yo tuve la suerte de contar con profesores de profesores que me hicieron dudar de mi convencimiento de que quería hacerlo, Filología Clásica. Yo tuve la suerte de tener a Don Antonio Bonet como profesor de arte. Fernando Moreno; perdón; Montero Moliner, como profesor de Filosofía a don Mariano Baquero como profesor de Literatura; cualquiera de ellos hacía mi intención clásicas pero contaron con un duro, con un durísimo rival a mi don Antonio Ruiz de Elvira, me deslumbró, no os podéis imaginar de qué manera yo ya venía decidida, y él me demostró que efectivamente lo que yo había pensado era lo que tenía que hacer, y ya está claro que Don Antonio Ruiz de Elvira fue el causante, motivo y guía de toda nuestra trayectoria, de Paquita, de Chelo y de mí y por lo tanto, cuando él me dijo que me fuera a Madrid, porque a él se había trasladado y dejaba como seguidora a Paquita, que también fue profesora mía y también de gran calidad. Pues yo me fui a Madrid como como local por cierto un poquito luego me dirigió la tesis también demostrando que que ya había dejado en mí una enorme influencia por su labor investigadora cuando la conoció era simplemente una preparadora de su tesis, una beca, un ayudante que preparaba su tesis. Luego sustituyó a Ruiz de Elvira, luego con el tiempo sacó la cátedra y luego vine yo y hicimos todo lo que lo que debíamos hecho en conjunto cuando yo viene después de cuatro años en Madrid donde claro la diferencia era abismal, de aquí un local con tanta es con tan tanta acumulación de pocas personas, pero pero hoy reunidas luego en segundo ya tuve la suerte de estrenar este local como Facultad, pero en Madrid naturalmente todo el mundo conoce la Complutense y no es ahora que este sea un campus con mucho, con muchos locales y con mucha y con muchas especialidades, porque aquí la Facultad de Filosofía y Letras solamente estaba románicas y Geografía e Historia, no vivas, después vendría la multiplicidad. Bueno, llegará a Madrid y encontrarme con que había especialidades múltiples, incluso estando yo empezó historia del arte. Empezó entonces que casi, casi estuve a punto si hubiera podido compatibilizarlo, hubiera compatibilizado, pero no podía clásicas, llevaba mucho tiempo, pero encontrarme con que cada hora se daba el cada cada hora se daba una asignatura en un local distinto, con lo cual te pasamos toda la vida subiendo y bajando por escaleras, como sabéis, con más o menos facilidad gracias a que los grises entonces, la Policía Nacional nos permitieron. No nos permitirá andar porque estábamos en unos momentos políticos muy muy malos, pero aquello era da de algún modo. Entonces, cuando yo me volví después de cuatro años de hacer mi mi carrera y decidir si hacía oposición de instituto o bien hacia la designa porque Paquita me había ofrecido la posibilidad de venir a incorporar en el departamento decidí venir al departamento y entonces, me encontré con que la facultad como facultad seguía teniendo solamente 3. La Universidad, como Universidad, sigue teniendo solamente tres facultades y la y la facultad seguiría teniendo solamente dos opciones. Pero. Poco a poco, poco a poco empezó una evolución, una evolución que coincidió con mi no que yo la hiciera yo, pero que coincidió con mi llegada el profesorado. Empezó de algún modo a moverse el profesorado de ciencias y surgió la primera ampliación de la universidad, que fue medicina, que ahora parece que de toda la vida, pero empezó por los años 70 pocos después en nuestra ya sin meterme en otras especialidades y otras facultades en nuestra facultad empezaron a cambiar los planes y sobre todo a crearse nuevas especialidades, y a ésta se con la enorme el enorme empeño que voy a contar, el enorme empeño, la tozudez esta Euro. Otra cosa de Doña Francisquita voy al baño muy bien secundada desde que llegó por Pepe García López fueron una y otra vez al ministerio, hasta que consiguieron que se nos concediera la especialidad, y una vez que concedía la especialidad ellos iban buscando y a aquellos profesores de valía que no pertenecían a Murcia, sino que se enteraban de que habían obtenido alguna oposición. Entonces las oposiciones eran de de ámbito nacional para incorporarlos aquí y allí estuvo uno de los primeros incorporado. Fue y valga con mi recuerdo ocho aquí estuvieron gracias a ser buscado otros profesores de la casa, tanto de la griego en lo que a mi respecta yo venía con ciertas. No se inquietudes político -sanitarias y me acuerdo que hice más de una huelga y más de una, más de más de un encierro, y porque nosotros queríamos el contrato laboral. Queríamos un contrato laboral revisable según la productividad científica, nada que ver con los designios de ahora, aquello era mucho más serio y los nos encerramos, pero esta vez, como otros muchos, cuando llegaba a su casa, después del encierro, se ponía a estudiar por la noche cuatro cinco horas seguidas porque había firmado unas oposiciones que se hacían en Madrid y que teníamos, como teníamos muy pocas, muy pocas esperanzas de que esa petición de contrato laboral saliera pues entonces las oposiciones y, afortunadamente, ese tipo de contactos que hice con mis compañeros de oposición así hizo que las mejores o la mayoría de las mejores amistades que yo tenga que yo tengo procedan. De aquellas épocas de las suposiciones o posiciones en las que nos veíamos discutíamos. No soy, nos acompañaba, nos decíamos. No nos ayudamos, cuando estábamos encerrados esperando a ver qué autor que esto podía venir y nos decíamos las características del que podía venir. Todo eso ahora se ha perdido porque sea bueno no quiero decir mucho, mucho más, simplemente eso es una especie de historieta del abuelo de la abuela cebolleta, pero que demuestra hasta qué punto si yo llegaba a donde he llegado ha sido gracias a que conmigo conmigo o yo con ella la universidad y la facultad fue evolucionando y mejorando, y en la investigación se refiere que la lo relata. La investigación se refiere pues yo, en solitario, empecé a trabajar en lo que yo conocía, que era mi tesis sobre el comercio y mi tesis sobre estación, pero en el año 83 tuve la enorme suerte de que por la tarde, la fortuna, a Chelo le ofrecieran la editora entonces, la Editora Nacional, la traducción de la genealogía de boca hecho y que ella me pidiera a mí que colaborara en esa traducción y a partir de ahí surgió una colaboración que no sea. No sea, no se ha acabado ni se acabará una colaboración de Ciencia y vida, y hasta ahí hasta ahí puedo decir. A partir de ahora que hable de ella. Es muchísimo. Bueno, me toca a mí por ser la joven, habló la última bien Señor Rector Magnífico, señor decano Señora directora del Departamento de Filología Clásica, señora coordinadora de publicaciones, profesora del baño, editora de, relata, colegas estudiantes, personal de administración y servicios amigas y amigos muy buenos días. La economía del lenguaje siempre me ha empujado a utilizar el plural masculino, pero a partir de este momento siempre utiliza el lenguaje inclusivo. Al igual que mi compañera de vida y de trabajo quiero expresar mi gratitud a las autoridades que nos acompañan, a todas y a todos por estar aquí hoy con nosotras, por vuestra generosidad y por vuestro cariño, por haberlos desplazado. Muchos de vosotros, de diferentes lugares de nuestro país. Es una muestra de que la Universidad ume sigue uniendo desde sus orígenes, y ha hecho alusión a ello. Ocho años rector parece que me ha leído el texto, es para mí un honor y un gran placer sentir, están cerca, podernos ver directamente y no tener que depender de una reunión virtual. Mi agradecimiento más profundo es para la profesora Moyá del baño. Mi agradecimiento a Paquita por haber tenido la idea. El empeño por haber tomado la iniciativa de honrar nos con la edición de este libro y haber logrado que se presente hoy, tras los retrasos debidos a la pandemia, por supuesto, gracias a él y por haber incorporado sus series estos clarines por haber hecho que sea el primer libro que se puede utilizar en abierto, lo cual permite no solamente utilizar este libro sino todos aquellos enlaces que en nuestro currículum hay de diferentes obras que se pueden consultar y eso es un agradecimiento que lo hago desde lo más profundo de mi corazón y gracias a la Universidad de Murcia, gracias a la Facultad de Letras y al Departamento que me acogieron ya hace más de 37 años, podrían haber sido 48 años. Lo recordó Paquita el día de mi última lección y en muchas otras ocasiones. Pero de haber sido así de haber venido hace 48 años no habría disfrutado de mis 11 años como miembro del Departamento de Filología Latina y de la sección de Filología Clásica de la Universidad Complutense, mi alma mater, en la que tantas amigas y tantos amigos he tenido y sigo teniendo, desde que llegué a estudiar, Filología Clásica procedente de la Universidad de Oviedo, en la que hice mis estudios comunes, no llegaba sola porque mi querida amiga desde la más tierna infancia, mi casi hermana Anni que hoy me acompañó tuvo también la locura bendita locura de dedicarse a la filología clásica, y así desde aquel momento las 2, iniciamos un camino que terminó llevándonos al latín, pero nos podía haber llegado llevado al griego, y además nunca hemos dejado de estudiar griego y de leer algo que tuviera que ver con. Tuvimos allí la enorme suerte de contar con los más grandes maestros de griego y latín, Adrados Laso, Mariner Gil Ruipérez y mi maestro Ruiz de Elvira. La Filología clásica une, no solo la Universidad, la Filología Clásica une y lo podemos percibir. Hoy la dedicación al griego y el latín nos ha permitido tener un gran ramillete de amigas y amigos de todas las procedencias cuando 1979 gané por oposición una plaza de profesora adjunta numerario contaba ya con un buen número de colegas, amigos y amigas de toda la geografía española, aquellas posiciones que se hacían en Madrid, la mayoría de las veces en la Complutense nos hermanan a los que a los que, y a los que estábamos allí de profesores, acogiendo en los pasillos de la segunda o tercera planta izquierda del edificio, a los suficientes que iban allí a veces también acoge a miembros del tribunal como por ejemplo yo recuerdo haber acogido al profesor y haberlo conocido, sobre todo cuando estaba allí de miembro del tribunal, de algunas oposiciones, bastante curiosas. Mi primera amiga de estos avatares de hacer oposición y de estar en la Facultad fue ya se dijo el otro día. Paquita Paquita, que depositaba en nuestra facultad, pero no la conocían los pasillos de la Facultad, sino que la conocí en mi colegio mayor donde era profesora, invitada, porque en aquel momento, la Facultad de Filosofía y Letras. De la Universidad Complutense, diciembre de 1970 estaba absolutamente cerrada porque se estaba celebrando un proceso bastante dura. Como recordaba también el otro día me hizo creer en que yo valía para esto de ser profesora e incluso para ser profesora de universidad aquellas suposiciones nos hermanan muchísimo también a los que sufríamos juntos y en ese sufrir. Juntos tengo aquí dos queridos amigos. En primera fila, José Luis y Jaime. De esa época surgió nuestra amistad de otros de aquellos que conocía. Entonces sí que eran amigos. Sé que no han podido acudir por diversas razones y de los que ya no están entre nosotros. Sé que alguno está por aquí dando vueltas, puedo percibir. Tengo que dar las gracias a todos aquellos en nombre de Rosa y mi a todos aquellos que habéis firmado en la tabla regulatoria que realmente es abrumadora gracias, gracias por trayecto. En Madrid. Deje antiguos alumnos y antiguos alumnos desde hace tiempo brillantes profesores muy queridos. Colegas ya. Hoy, compañeros y compañeras de otros departamentos, que me sigue uniendo una buena amistad. En Murcia encontré otra familia. El departamento y Paquita, que ya era mi amiga Rosa, que ya eran mi compañera y mis vecinos, mis vecinos, el profesor García López y Conchita Morales, que me hacían continuar la vida de la facultad, se continuaba en casa y la vida familiar de casa se continuaba en la facultad. Cuántas horas? Cuántos ratos en el? Décimo y en el noveno hemos pasado juntos y hoy me siento feliz, como como todos los miembros del departamento de la Facultad por Veloso, y aquí gracias. Gracias. Con todo mi corazón, bueno, sigo con mi historia. El empeño de Paquita, como sabéis, consiguió la creación de una Junta de Filología Latina que debía ser cubierta única y exclusivamente por un concurso de traslado, y así con su insistencia, con su generosidad y fuerza, y con la insistencia de Rosa, me vine a una nueva vida muy feliz y muy fructífera. Pude colaborar aquí a la consolidación de una recién creada, especialidad de Filología Clásica, que siempre ha tenido unos excelentes resultados, como demuestra la cantidad de estudiantes salidos, licenciados ahora dicen de esta universidad de este departamento, que han ganado oposiciones en las más diversas autonomías, y aquí he tenido la enorme suerte de tener unos magníficos alumnos, unos magníficos discípulos sobre todo especialmente los los últimos participantes en los últimos proyectos que han leído han defendido unas brillantísima tesis doctorales y que espero que en algún momento puedan tener cabida en alguna universidad porque son realmente excelentes investigadores excelentes docentes, y tienen además un gran reconocimiento internacional o bien Rosa. Ha hablado de la anterior a 1983, fecha de mi incorporación a La 1, lo que vino después lo conocéis y en parte está recogido en estos Ficta, relata, porque, como he dicho antes, además de los veintitres trabajos seleccionados hay un currículum donde están las publicaciones con sus enlaces todo esto demuestra la fidelidad a una escuela. La fidelidad a la escuela, del maestro Ruiz del vida nuestro, demuestran la dedicación a la mitología clásica, a superviviencia, en el Renacimiento. Las muchas horas pasadas con la genealogía de boca con la mitología y desde los años 90, gracias a la propuesta generosa de mi primera profesora de la Universidad, la profesora, gracias a ella la vida en común que Rosa y yo hemos llevado con Ovidio especialmente con sus metamorfosis una obra a la que creo que estábamos predestinados como alumnas de Ruiz de Elvira y un autor al que estábamos, predestinados todos aquellos que hemos trabajado con vida aquí para ser oídas. Nosotros Metamorfosis y Vicente Cristóbal las obras notorias, como ha dicho Rosa. Nuestra labor investigadora en común surgió a raíz del encargo que me hiciera la Editora Nacional para traducir la y de mi propuesta, para aquello, para que aquello fueran colaboración, porque era una obra inmensa, fue aceptada inmediatamente. Se pueden imaginar la forma de traducir este manual. Rosa estaba en Murcia yo estaba en Madrid y era el año 1980 por teléfono y con viajes quincenales, de una ciudad a otra con las buenas comunicaciones que sigue habiendo todavía hoy entre Madrid y Murcia. Si es verdad que por carretera ahora es mejor entonces sabía si no recuerdo mal cinco pasos a nivel o cuatro pasos a nivel podrían haber sido cinco yo cada 15 días venía yo cada 15 días y Barrosa de vez en cuando yo echaba mano del fondo del bolsillo y cogió un avión pero las menos veces a pesar de todo eso. La obra salió publicada en el año 1983 ya fue presentada en la Universidad de Murcia, también en el Instituto Italiano de Cultura de Madrid, y después vino la mitología de Natale ya ambas en Murcia, encargada por la Editora Nacional pero publicada en la Universidad de Murcia gracias al empeño del secretario de publicaciones de entonces llorado y querido Pepe peroné. Ya estaba aquí porque me cupo, en suerte, el último concurso de traslado, que existió para los profesores universitarios y al que inmediatamente la u ley de reforma universitaria acabó con el Cuerpo Nacional de Profesores adjuntos y se inició la endogamia de profesores universitarios. Si no hubiera sido por eso, yo tendría que haber vuelto a opositar. Si hubiera querido venir a Murcia ya no sé si otra oposición más me hubiera gustado, Rosa y yo hemos investigado juntos y hemos publicado juntas, hemos colaborado en tareas de representación en la Junta de facultad, en el claustro, en labores culturales de la Universidad, hasta; hemos sido directoras del aula de Artes Plásticas y hemos organizado exposiciones importantes, como el fondo de fotografía de Ramón y Cajal, las obras de Pepe Lucas, etc. Etc. Hemos participado en la gestión como responsable de proyectos, secretarios y directores de departamento; Rosa ha sido presidenta de la Comisión de Recursos de plazas de funcionarios docentes. Hemos participado en diferentes comisiones de facultad de Consejo de Gobierno porque ambas hemos creído que ser profesora universitaria tiene como componente también la obligación de prestar servicio a la comunidad. En la medida de lo posible posible y hemos sido docentes vocacionales hemos intentado desarrollar lo que es ser un pdi, es decir, persona docente e investigadora. El cultivo de la amistad con los colegas ha sido algo fundamental en nuestro devenir académico, tanto dentro de la casa como acudiendo a congresos, simposios, conferencias dentro y fuera de nuestras fronteras, y en las sociedades científicas a las que pertenecemos, habiendo sido ambas presidentas, de la Sociedad de Estudios Clásicos en su sección de Murcia y por tanto miembros de la Junta Nacional hay tiempo, también hemos gozado y lo seguimos haciendo, de la amistad de muchas amigas y de muchos amigos. Nos sentimos muy orgullosos de haber prestado servicio a la universidad, con mayúscula, unos años a la ucm. Yo y ambas a La 1, durante casi toda una vida y estamos muy agradecidas, por ese cariño que la Universidad de Murcia, representada por su rector, querido Pepe la Facultad de Letras, por su decano, querido Pascual, todavía recuerdo cómo se enfadó conmigo, cuando yo iba a hacer la el concurso de cátedra y envié a gente a amigos que querían acudir a acompañarme y recibí un correo de Pascual, que decía, sé lo es que no soy tu amigo, no me has dicho que te presentas, me llegó al alma y dije. Lo has hecho fatal, lo has hecho fatal, lo has dejado ahí. Pues gracias, decano, querido Pascual, muchas gracias a este departamento, que es una gran familia, que en la voz de su directora ha dicho cosas que yo creo que son, pero es cierto que ese cariño que nos tienen es absolutamente compartido y siempre nos dan casi siempre. Nos han mostrado, como casi siempre lo hemos mostrado. Gracias, Paquita, por tanto, y por tan seguido y gracias a amigas y amigos, de la Universidad de Murcia, de otros departamentos, gracias a amigas y amigos del personal de administración y servicio, gracias, amigas y amigos de secundaria, que me habéis sido compañeros siempre en muchísimas cosas, gracias a mis compañeros de curso, que están representados excelentemente hoy aquí por Anni y por Miguel Haro, gracias a amigas y amigos de fuera de la Universidad Universidad de Murcia, y ya estoy poniéndome un poco tonta por hacernos gozar de este día, y porque sé que vamos a seguir gozando, porque contamos con la amistad de una gente maravillosa, gracias de corazón. Bueno, pues ya para determinar si si las cosas se hicieran como tenían que hacerse después de escuchar a Rosa y a Chelo, yo tendría que ejecutar la orden a través de una especie de un caso me hace llegar Paquita, hacer entrega oficial del libro y declarar la clausura del acto, porque qué voy a decir yo después de escucharlas a ella? Todos todos queríamos escucharlas y, sin embargo voy a utilizar dos tres minutos espero que no más para decir lo feliz que me hace ser universitario para decir que me gusta muchísimo esta manera que tenemos los universitarios de hacer las cosas de para decir que como somos capaces los y las universitarios de poner por delante el corazón la inteligencia antes que otras muchas cosas que tienen valor y fuera pero que yo quiero creer que aquí tienen bastante bastante menos el otro día de semanas o tres en un acto análogo a este en la Facultad de Veterinaria también se rindió homenaje a un profesor que había pasado a ese estado de júbilo que es la jubilación administrativa. Aunque como Rosa y como Chelo, sigue trabajando y, bueno, pues, no vi muy extraño explicar allí a quienes asistían al acto que este esta colección tan bonita de se lleva. El nombre de la colección. Vulnera y allí no me dije -voy a contar lo que eran los y bueno, claro, aquí no era vulnera aquí aquí véis cuenta, es que claro, no lo puedo hacer porque sabe perfectamente lo que son los, y no lo voy y no lo voy a estar. Pero qué bonito, qué bonito, que una colección lleva ese nombre por lo que la institución romana significaba los libros, homenajes, son de dos tipos. El libro homenaje, en el que el colectivo de personas vinculadas académicamente con el último latín que yo estudié fue el tercero debut y la culpa del acento la tiene Paco Bombín y seguro que se le conoce. Yo le haré saber a Paco Bombín que hay el acento. No, no estuvo bien. Primero alguien con el haber está el libro homenaje, en el que un grupo de colegas de la persona que lo recibe pues escriben un artículo que glosa su figura, o que directamente, pues dialoga con las líneas principales de investigación de quien así lo hace o está este otro tipo de libro. Homenaje tan bonito en el que aparece los, es decir, bueno, pues después de una obra de una vida de trabajo, con una obra a las espaldas importante, pues aquí está el fruto principal, la esencia de ese trabajo y lo entregó y lo entregó para servicio de la sociedad, que será la idea de la institución, a mí me gustan las dos maneras de hacer homenaje porque principalmente me quedo en el sustantivo, en el adjetivo, y lo que quiero es él. El homenaje, que es lo que tiene, que es lo que tiene de universidad la universidad es esa institución maravillosa que nos unen la distancia, verdad que es universal, y es esa institución donde el mérito se reconoce. El mérito se reconoce y donde el magisterio se reconoce. La persona de la que más se ha oído hablar hoy aquí ni siquiera ha sido Rosa y Chelo, ni siquiera Paquita la persona de la que más se ha oído hablar. Aquí era Ruiz de Elvira, eso es la universidad, eso es la universidad, reconocer que somos limitados, que somos limitadas, que trabajamos después de un día de hacerlo, que sea y dedicamos por la noche a seguir avanzando un poco en nuestra carrera universitaria estudiando ofreciendo nuestro nuestro trabajo, pero reconociendo siempre que estamos donde estamos, porque hay personas que han cuidado de llevarnos de la mano, enseñarnos lo que sabía y de pasarnos un testigo que tenemos que seguir pasando es la mejor universidad, por eso esta institución no acabará nunca, por eso tiene 800 años y va a tener otros muchos más, porque fuera de nuestros muros eso no, no es así; la sociedad está que nos ha tocado vivir. Y qué? Bueno, pues como no universitario, sino como persona también tenemos que estar ahí esta sociedad, donde todo va tan deprisa donde hay tantísimo ruido que impide pensar dónde los valores se han alterado y yo quiero creer. Hizo a veces con cierto tono el uso de que dentro de nuestros muros no es así; de aquí lo que brilla es la inteligencia, la excelencia, el trabajo, el reconocimiento mutuo de lo que cada persona vale y sobre todo y principalmente esa relación de magisterio, que es que es tan importante aquello de de neutro. No he visto lo que he visto, porque Caballé A hombros de gigantes eso es la universidad, y cuando vamos a un acto de homenaje y vamos con un libro que lleva recopilación de obra o lleva ensayos escritos para reconocimiento de esa obra, tanto da lo importante. Lo esencial es que con el libro el libro simboliza el cariño, el respeto, la admiración y el reconocimiento de la comunidad universitaria para las personas que reciben el homenaje y en este caso pues Rosa Rosa y Chile, o lo he dicho otras veces en ocasiones parecida. Luego lo vuelvo a decir aquí. Gracias Rosa. Gracias. Chelo nos habéis hecho mejores, habéis hecho que la Universidad de Murcia brille que sea conocida para bien en el concierto de universidades españolas e internacionales y nos enseñe su camino, que modestamente cada cual tiene que tratar de transitar porque es el camino, es el camino universitario del trabajo, del esfuerzo, del compañerismo y el de la búsqueda de un mundo mejor, de una sociedad mejor, que es el gran compromiso, el gran objetivo de las universidades como rector; estoy orgullosísimo de haber obtenido nuestro claustro como personas. Personas ha dicho. Me ha gustado de personas, docentes e investigadoras. Estoy seguro de que vais a seguir trabajando con la Facultad de Letras, con el Departamento de Filología Clásica con la Universidad, que vais a seguir siempre, porque porque cuando se es universitaria una vez se es universitario, siempre eso, eso se imprime, se imprime en el corazón o se imprime en el alma. No se imprime en la cartera. Eso de la cartera es una cosa administrativa que no tiene, que no tiene nada que ver. De verdad, no me quiero extender más, gracias a las personas que han venido de fuera, gracias a los que, y a las que siendo de la Universidad de Murcia están aquí esta mañana y otras dos de verdad muchísimas muchísimas gracias por tanto que habéis dado a la Universidad de Murcia, sois, como le gusta decir, el vicerrector de de Cultura, que no puede acompañarnos, sois orgullo, gracias. Ya me está rindiendo Paquito y me estáis haciendo que tengo que entregar el libro. Si el libro está encima de la mesa, Paquita da igual, sueldo en pie. Quería la y la masculina. Así si estoy dentro. Señor alto.

Propietarios

UMtv (Universidad de Murcia)

Publicadores

Josefa Fernandez Zambudio

Comentarios

Nuevo comentario

Serie: Presentación de Ficta Relata: Homenaje a las profesoras Rosa Mª Iglesias y Mª Consuelo Alvarez Morán (+información)

Descripción

Acto académico de presentación de libro homenaje y entrega a las homenajeadas. Presidido por el Exmo. Sr. Rector.