Idioma: Español
Fecha: Subida: 2010-08-28T00:00:00+02:00
Duración: 7m 09s
Lugar: Facultad de Veterinaria - Sala de Disección de Anatomía Veterinaria.
Lugar: Curso
Visitas: 17.651 visitas

Bóveda del cráneo en équidos

Área de Anatomía y Embriología Veterinarias

Descripción

Área de Anatomía y Embriología Veterinarias. Departamento de Anatomía y Anatomía Patológica Comparada. Facultad de Veterinaria de Murcia. Proyecto de Innovación Docente para el desarrollo del Campus Virtual de la UMU

Transcripción

La bóveda del cráneo del caballo se constituye por una serie de huesos que surgen en sentido lateral y dorsal a lo que es la base del cráneo. Está integrada la bóveda por los siguientes huesos o porciones óseas. El más caudal corresponde a la escama de hueso occipital. Por lo tanto, esta escama, junto con las porciones laterales y la porción basilar del occipital, conforman íntegramente el hueso occipital. El techo de la bóveda del cráneo está conformado principalmente por los huesos parietales. Uno a cada lado. Más rostralmente tenemos lo que es la escama del hueso frontal. Como veremos más adelante, este hueso frontal también participa en la conformación de los huesos del esqueleto, de la cara. Pero en este caso, la bóveda solamente va a estar conformada por dicha escama frontal. Las paredes laterales de la bóveda del cráneo quedan conformadas por la porción estamosa del hueso temporal. Esta porción escamosa del hueso temporal se completa digamos este hueso con las porciones petrosa y tipánica que analizamos en la base del cráneo. En los animales jóvenes es posible observar la existencia de un pequeño hueso que se sitúa entre la escamas del occipital y los dos huesos parietales. Este pequeño hueso que estamos observando en esta preparación se conoce con el nombre de hueso interparietal. Es un hueso que con el crecimiento será absorbido por la propia escama del occipital y por los propios parietales. Como accidentes óseos importantes de la bóveda del cráneo por esta superficie externa, destacamos, en primer lugar y en relación con la escama del hueso occipital, este gran saliente óseo que recibe el nombre de protuberancia occipital externa. En esta protuberancia occipital externa es donde se va a fijar el ligamento de la nuca concretamente la porción funicular lo que es el cordón de la nuca. Esta protuberancia occipital externa se continúa con unos bordes cortantes que reciben el nombre de crestas de la nuca o crestas nucales también pertenecientes al hueso occipital. Asimismo, en la cara propiamente caudal o nucal de este hueso occipital, de esta escama del occipital también notamos la existencia de una cresta que recibe el nombre de cresta occipital externa. Esta creta occipital externa va a servir para fijación de importantes músculos que discurren por la parte más dorsal del cuello. En relación con los huesos parietales, indicar que en los animales jóvenes, como la mayoría de huesos de la bóveda del cráneo, se establece una unión a modo de sutura conocida con el nombre de sutura sagital. Con el crecimiento, con el aumento de la edad, esta estructura sagital externa se va a convertir en una cresta sagital externa. Un relieve óseo, un saliente óseo que va a conformar parte de lo que conoceremos con el nombre de fosa temporal. En la porción escamosa del frontal, lo más sobresaliente es la existencia de una apófisis que se dirige caudal y ventralmente. Esta apófisis recibe el nombre de apófisis cigomática del frontal. Su base está perforada por un orificio conocido con el nombre de orificio supraorbitario para el trayecto de los vasos del mismo nombre y la salida del nervio frontal. Asimismo, en el interior de esta apófisis cigomática del frontal se puede apreciar una pequeña fosa que reciben nombre de fosa de la glándula lagrimal donde se va a alojar la glándula del mismo nombre. Esta apófisis cigomática del frontal, como estamos observando, apoya en lo que conoceremos como el nombre de arco cigomático. Quizás el hueso más relevante de la bóveda del cráneo en lo que se refiere a accidentes óseos corresponda a la porción escamosa del temporal. En esta porción escamosa del temporal destacamos una importante apófisis, un importante saliente óseo conocido con el nombre de apófisis cigomática del temporal. En esta apófisis cigomática del temporal vamos a encontrar una serie de accidentes o de relieves óseos. En su superficie ventral y en lo que es la base o raíz de esta apófisis destacamos en primer lugar una depresión que se conoce con el nombre de fosa mandibular. Esta fosa mandibular está marginada caudalmente por otro accidente óseo conocido como apófisis retroarticular y rostralmente está marginada por un tubérculo cilíndrico que recibe el nombre de tubérculo articular. Estos tres accidentes la apófisis retroarticular, la fosa mandibular y el tubérculo articular, serán referencias importantes para el establecimiento de la articulación temporomandibular. Otros accidentes importantes de esta apófisis cigomática del temporal y por lo tanto de esta porción escamosa del temporal, son las escotadura timpánica, decir esta fisura en media luna donde vemos que se aloja el poro y meato acústico externo. La apófisis retrotimpánica que margina caudalmente dicha escotadura y, por último, la apófisis occipital que es este saliente a modo de pico que termina uniéndose a la escama del hueso occipital. Estos huesos y accidentes que hemos descrito constituyen las partes principales de la bóveda del cráneo del caballo.

Intervienen

Francisco Gil Cano
Gregorio J. Ramirez Zarzosa
Jose Maria Vazquez Auton
Maria Dolores Ayala Florenciano
Octavio Miguel Lopez Albors
Rafael Manuel Latorre Reviriego

Realizadores

Ana Isabel Merino Jimenez
Maria Inmaculada Lopez De Molina Martinez

Propietarios

UMtv (Universidad de Murcia)

Publicadores

Francisco Gil Cano
Octavio Miguel Lopez Albors

Comentarios

Nuevo comentario

Serie: Osteología: Cabeza (+información)

Relaccionados