Idioma: Español
Fecha: Subida: 2017-11-14T00:00:00+01:00
Duración: 7m 29s
Lugar: Videotutoriales
Visitas: 12.358 visitas

Cavidad torácica del perro. Lado derecho (I)

Transcripción

Vamos a estudiar, una vez analizadas las vísceras  del cuello, vamos a estudiar las vísceras que podemos observar en el interior de la cavidad torácica. Para ello contamos primero con una disección realizada por el lado derecho,   donde se han retirado el miembro torácico y se han retirado también buena parte de las costillas y los músculos intercostales. Aquí podemos observar la primera costilla que está íntegra, podemos apreciar la sección de la segunda, la tercera, la cuarta,   la quinta y la sexta que se han mantenido  y, a través de esas costillas, de esos espacios   intercostales, podemos observar lo primero que nos encontramos en superficie. Y lo primero que nos encontramos en superficie es el pulmón del lado derecho. Estos pulmones que estamos observando en estas preparaciones fijadas son más pequeños de lo que están representados en el animal vivo   puesto que están totalmente colapsados sin  aire ninguno. En el pulmón derecho, en este plano superficial podemos apreciar un gran lóbulo  que es el lóbulo craneal del pulmón. En el perro todos los lóbulos están separados por unas profundas fisuras interlobulares. A continuación vemos lo que es el lóbulo medio,   también llamado lóbulo cardíaco.  Y hay un tercer lóbulo que observamos en este   plano superficial, que es el lóbulo caudal. También se conoce con el nombre del lóbulo diafragmático   puesto que su base se va relacionando con este músculo que tenemos aquí que es el músculo   diafragma. El músculo diafragma ya sabemos que separa  la cavidad torácica de la cavidad abdominal. Como dato importante en este lado derecho, observar que entre lo que es el lóbulo craneal, su borde caudal, y lo que es el borde rostral del lóbulo medio pues queda una gran escotadura que nos va exponiendo lo que es el corazón. Este órgano que vemos aquí es el corazón. El corazón lo vemos cubierto por una parte de la pleura   pericárdica y también, lógicamente,  envuelto por el pericardio. Lo interesante de esta   preparación es resaltar que a nivel del espacio intercostal, en la zona ventral, la zona   de la articulación costocondral es la zona ideal para explorar esta parte de lo que es el corazón. Sabemos que el pulmón está en la cavidad torácica pero está incluido dentro de una cavidad que es la cavidad pleural. Existen dos pleuras, una es la pleura visceral que es la que se adhiere íntimamente al pulmón, en una serosa va envolviendo íntimamente al pulmón, y existe una pleura parietal que desde la raíz del pulmón va envolviendo al pulmón fijándose al diafragma, fijándose a la zona   del mediastino, fijándose al pericardio y a la  pared costal que después explicaremos. En esta otra preparación que estamos viendo aquí ya se ha retirado toda la pared del tórax, volvemos a apreciar en superficie el lóbulo craneal, el  lóbulo medio, el lóbulo caudal. Vemos ahora el corazón envuelto también por lo que es la pleura y por lo que es el pericardio. Y simplemente destacar   que el pulmón derecho tiene siempre un lóbulo accesorio de disposición medial. Esa la razón   por la cual no la observamos en estas preparaciónes. Para observar ese lóbulo que está por la cara   medial del pulmón, el lóbulo accesorio, pues hay que levantar el pulmón. Podemos observar aquí el diafragma seccionado, el trayecto de la vena cava caudal acompañada por el nervio frénico derecho que es otro nervio que va allí en superficie en relación con la pleura, y vemos aquí una parte de la pleura   parietal, lo que es la pleura mediastínica. que va formando un hueco, un receso en la cavidad pleural,   que es el receso del mediastino. Este receso  del mediastino incluye interiormente lo que   es el lóbulo accesorio del pulmón derecho que después mostraremos cuando saquemos el pulmón.   En esta preparación se puede también observar  cómo se produce el refleje de la pleura visceral   que recubre el pulmón a la pleura parietal que  va recubriendo la cavidad torácica. Ese refleje   lo podemos observar a nivel de la raíz del pulmón y  en el borde más dorsal del lóbulo caudal y es lo que se conoce con el nombre de ligamento pulmonar. Es decir, la pleura visceral va a salir del pulmón   y se va a ir reflejando sobre toda la pared del  tórax, sobre el diafragma, sobre el corazón para   configurar lo que es la pleura parietal. La cavidad pleural, como estamos viendo en este lado izquierdo, es una cavidad donde el pulmón se va a expandir  y por lo tanto dispone de un distinto receso para que sus lóbulos se pueden expandir cuando se  produce la inspiración. En esta preparación, por el lado izquierdo, antes de describir esos recesos pues podemos observar la conformación del pulmón izquierdo. El pulmón izquierdo del perro, que es  más pequeño que el derecho puesto que el corazón   se topografía hacia el lado izquierdo, tiene  un lóbulo craneal dividido en dos porciones,   la porción craneal y la porción caudal, y tiene  también un gran lóbulo caudal o diafragmático que,   como estamos viendo de nuevo, su base se  relaciona con el músculo diafragma.  Pues bien, en esta preparación se puede observar o se puede intuir lo que serían los recesos de la cavidad pleural.   Por una parte, vemos ahí un espacio dorsalmente en relación con el borde dorsal del pulmón   que sería el espacio costomediastínico  y, por otra parte, estamos viendo un espacio   que va quedando entre el diafragma y la pared costal donde este lóbulo caudal, cuando el animal   inspire, se va a prolongar al mismo. Ese espacio que  estamos viendo ahí es el receso costodiafragmático.   Si retiramos el pulmón izquierdo quizás podamos  entender mejor la conformación de las pleuras.   En esta preparación que tenemos aquí vamos a  extraer el pulmón izquierdo separándolo del bronquio principal izquierdo. Vemos el lóbulo  craneal con sus dos porciones, vemos el lóbulo   caudal siempre dividido por profundas escotaduras  o fisuras interlobulares.   Los ponemos en la mesa. Y ahora lo que estamos apreciando es  toda la pleura mediastínica y parte de la   pleura parietal. La pleura mediastínica es una  parte de la pleura parietal. Estamos viendo toda esta zona de pleura, todo este tejido, toda esta membrana serosa   que va recubriendo al corazón, que va recubriendo a vasos y otras estructuras que circulan por la cavidad torácica en la pleura mediastínica. Vemos cómo una parte de la  pleura se va a situar por encima del diafragma   formando lo que es la pleura diafragmática y  vemos también una parte de la pleura sobre el pericardio, que es la pleura pericárdica. El espacio comprendido entre ambas pleuras mediastínicas es lo que se conoce con el nombre de mediastino. Y el órgano principal del mediastino en la zona media sería el corazón. El corazón, los grandes vasos, el esófago, la tráquea, son los órganos mediastínicos. En esta preparación podemos observar muy bien lo que nombrábamos antes,   lo que es el receso del mediastino. Vemos por transparencia ese receso y por transparencia   podemos observar en el interior cómo está incluido  el lóbulo accesorio del pulmón derecho.   También en estos animales se pueden observar los restos del timo, concretamente en el mediastino craneal ahí lo estamos viendo, van quedando los restos de los lóbulos torácicos del timo en esta especie.

Intervienen

Francisco Gil Cano

Propietarios

UMtv (Universidad de Murcia)

Publicadores

Francisco Gil Cano

Comentarios

Nuevo comentario

Serie: Vídeos de sistemas viscerales de Anatomía Veterinaria (+información)