Idioma: Español
Fecha: Subida: 2017-11-14T00:00:00+01:00
Duración: 5m 42s
Lugar: Videotutoriales
Visitas: 3.995 visitas

Estructuras anatómicas del plano sagital medio de la cabeza del caballo (I).

Transcripción

En este vídeo vamos a hacer un repaso de las  estructuras que podemos observar en la cabeza   del caballo en distintos planos. Comenzamos con un  plano sagital medio donde se ha retirado el septo nasal   y vamos a recordar las estructuras que vemos  en la cavidad nasal.   Toda esta región que está ocupada por las conchas nasales es lo que se llama la región respiratoria.  Observamos el trayecto de la concha nasal dorsal que termina en un pliegue de mucosa     que es el pliegue recto y observamos también la conformación de la concha nasal ventral    que termina a su vez en dos pliegues, un pliegue alar que ya dijimos que contenía    el cartílago nasal accesorio medial y un pliegue basal.   Asimismo, en el fondo de la cavidad nasal observamos el  hueso etmoides, también algún endoturbinado o mayor desarrollo como es la concha nasal media,  que no es muy grande en el caso del caballo. Y en este caso, la mucosa que reviste   toda esta zona caudal es una mucosa de tipo olfatorio. Por eso a esta zona también se le llama región olfatoria.   Recordamos también que las conchas nasales están separadas por unos conductos, unos meatos. Entre el techo y la concha nasal dorsal se describía el meato nasal dorsal, entre ambas conchas nasales el meato nasal medio y entre el suelo de la cavidad nasal y la concha nasal ventral, el meato nasal ventral. También describíamos la presencia de un meato nasal común entre lo que sería el septo nasal y esos tres meatos que acabamos de describir. Podemos también indicar que el suelo  de la cavidad nasal se continúa con el paladar blando.   Este paladar blando lo vamos a estudiar  posteriormente para recordar de nuevo que, a partir de aquí, tenemos un conducto o músculo membranoso que  se conoce con el nombre de faringe. También podemos señalar o ver perfectamente la comunicación que existe entre la cavidad nasal y esta faringe, en concreto la porción nasal de la faringe, a todo  este hueco le dábamos el nombre de coana.   Podemos también ver algunos detalles sobre lo que es la  cavidad bucal y concretamente lo que es   la cavidad propia de la boca. Esta cavidad propia de la boca la vemos muy bien en esta preparación puesto que se ha retirado gran parte de la lengua, que es el principal órgano que contiene. El techo, recordamos, está formado por el paladar duro donde vemos todas estas rugosidades palatinas. Sabemos también que en el extremo del paladar duro estaba la papilla incisiva donde desembocan los conductos incisivos. En el caso del caballo conductos ciegos que no comunican la cavidad nasal con la cavidad propia de la boca. Y podemos también aprovechar pues para  ver la sección de los dientes incisivos.   En este caso se trata de un animal joven. Estamos viendo  los dientes incisivos de leche, los deciduos,   porque estamos apreciando perfectamente el  esbozo dentario de los dientes permanentes.   También podemos aprovechar esta preparación para  referir que, además de la cavidad propia de la boca,   existe un vestíbulo bucal que se divide en  un vestíbulo labial, que es el espacio comprendido   entre la cara labial de los dientes incisivos  y los labios superior e inferior, y un vestíbulo bucal   que es el que comprende el carrillo y la  cara vestibular de los dientes premolares y molares.   Podemos complementar el estudio de esta  preparación haciendo referencia a la relación   tan íntima que existe entre este hueso, que es el  hueso etmoides, y la cavidad cerebral, la cavidad   cerebral y la cavidad cerebelosa a que va a alojar  al cerebelo, donde observamos el tentorio óseo y   el cerebelo, el territorio membranoso del cerebelo.  En definitiva, las meninges, lo que es la duramadre encefálica incorporada a esa cavidad. Si nos desplazamos a la siguiente preparación, en este caso conservada mediante la técnica de plastinación, podemos recordar que las conchas son estructuras huecas revestidas por una mucosa muy vascularizada, muy rica en glándulas y esas conchas nasales pues presentaban, cada una de ellas, un septo que dividía la cavidad en dos compartimentos: la parte rostral al septo, en el caso de la concha nasal dorsal es lo que se llama   la bulla conchal dorsal, y la parte rostral al septo de la concha nasal ventral sería la bulla conchal ventral. Recordemos también que estas conchas forman parte de los senos paranasales. Está muy desarrollado el seno de  la concha nasal dorsal que, como sabemos, en el   caballo se continúa o se comunica ampliamente  con el seno frontal. De tal manera que en esta   especie describíamos un seno conchofrontal.  También podemos observar en esta preparación este seno que afecta a la lámina   en perpendicular del hueso palatino y el hueso preesfenoides que es el seno esfenopalatino.    Y podríamos observar la sección de los etmoturbinados, de los endoturbinados que conforman lo que son las celdas  etmoidales, separadas por todo ese laberinto etmoidal.   Esta preparación también podemos observar la que vida propia de la boca alojando la lengua   con sus tres porciones características: el vértice de la lengua, el cuerpo, la porción más amplia,   y la raíz que ya se introduce a nivel de  lo que sería la apófisis lingual del bashioides.  Nuevamente vemos en esta preparación el paladar  blando y estos huecos que estamos observando, que   después también vamos a describir en otro vídeo,  lo vemos también esta otra preparación, recordemos   que se corresponden con unas dilataciones de  las trompas auditivas en esta especie que son   los divertículos de las trompas, clásicamente  conocidos con el nombre de bolsas guturales.

Intervienen

Francisco Gil Cano

Propietarios

UMtv (Universidad de Murcia)

Publicadores

Francisco Gil Cano

Comentarios

Nuevo comentario

Serie: Vídeos de sistemas viscerales de Anatomía Veterinaria (+información)