Idioma: Español
Fecha: Subida: 2017-11-14T00:00:00+01:00
Duración: 9m 46s
Lugar: Videotutoriales
Visitas: 10.831 visitas

Vísceras de las cavidades abdominal y pelviana del perro. Lado derecho

Transcripción

En este vídeo vamos a empezar a estudiar los órganos que integran o que se integran en la cavidad abdominal y también la cavidad pelviana del perro. En esta preparación lo que vamos hemos hecho ha sido, por una parte, retirar el miembro pelviano derecho. También se ha seccionado todo lo que es el cuerpo del ilion para exponer el interior de la cavidad pelviana. Y lo que vamos a hacer a continuación es retirar toda la pared del tórax. Separamos las costillas y separamos, junto con las costillas, los músculos intercostales. Al retirar el tórax lo que estamos viendo es el interior de la cavidad torácica, ya estudiado. Y muy importante tener en cuenta la situación del diafragma. El diafragma es un músculo que se va a fijar al arco costal. En esta preparación, parte de ese diafragma ha sido retirado. Con lo cual, estamos exponiendo la víscera más craneal que existe en la cavidad abdominal. Se trata del hígado visto por el lado derecho. ¿Qué podemos apreciar en estas glándulas digestivas por el lado derecho? Pues podemos observar el enorme desarrollo que tiene en el perro y que se refiere a el lóbulo lateral derecho y al lóbulo medial derecho. Más dorsalmente observamos una pequeña apófisis del hígado, que es la apófisis caudada del lóbulo caudado. Esa apófisis caudada vemos que está relacionada con este órgano en situación retroperitoneal que es el riñón derecho. No apreciamos la morfología del riñón derecho puesto que está cubierto por gran cantidad de grasa perirrenal. En este caso se trata de un ejemplar hembra y, por lo tanto, lo que estamos apreciando es parte de su aparato reproductor. En relación con el polo caudal del riñón derecho, apreciamos lo que va a ser el ovario y apreciamos también el trayecto que sigue hacia la cavidad pelviana el cuerno uterino derecho. El ovario lo vamos a ver fijado al techo de la cavidad abdominal por un ligamento que es el ligamentos suspensor del ovario. Un ligamento que tendrá que ser seccionado a la hora de practicar una ovariectomía. Si seguimos en dirección más caudal, muy importante reseñar que lo primero que observamos en este plano de la disección es esta estructura que es una dependencia peritoneal. Esta estructura que va cubriendo a las asas intestinales corresponde al omento mayor o epiplón mayor. Se trata de una estructura que tiene muchos elementos linforeticulares, también elementos grasos, está muy desarrollada en el caso del perro y consta de dos hojas. La hoja que estamos viendo en este plano es la hoja superficial. Esta hoja va íntimamente adherida a la hoja que vemos inmediatamente por debajo que es la hoja profunda. Entre las dos hojas se va describiendo una cavidad que es la cavidad omental o la cavidad del omento mayor. Esta cavidad no contiene asas intestinales, simplemente una cavidad que va recubriendo a todo lo que es el intestino. Si retiramos el omento mayor, la siguiente estructura importante a la hora de la topografía visceral del perro es esta porción que tenemos aquí de intestino delgado, que vemos va surgiendo entre los dos lóbulos hepáticos, procede del estómago, y va a ir dirigiéndose dorsalmente y muy en superficie por el plano derecho. Esta parte de intestino delgado que estamos viendo corresponde al duodeno y concretamente a la porción descendente del duodeno. En relación con esta porción descendente del duodeno, tenemos un órgano endocrino y exocrino. Esta glándula que tenemos aquí, que está fijado al pliegue que vincula el duodeno al techo del abdomen, lo que es el mesoduodeno y que se refiere al páncreas. Concretamente lo que estamos señalando es el lóbulo derecho del páncreas. Siempre vamos a identificar este lóbulo derecho en relación con este pliegue que es el mesoduodeno y en relación con esta porción descendente del duodeno. Continuamos viendo otras estructuras y lo que principalmente vemos por todo este flanco derecho en superficie son las asas de yeyuno, otra porción de intestino delgado. Este yeyuno después lo extraeremos y veremos que está fijado por un amplio mesenterio, el mesoyeyuno, al techo del abdomen. Conviene señalar que el duodeno, además de la porción descendente, tiene una pequeña porción craneal que la vamos a ver inmediatamente saliendo del estómago con una flexura craneal. Y la porción descendente termina en la flexura que es la flexura caudal. Est aflexura caudal da origen a una pequeña porción transversa en el cerdo que ya se continúa con la porción ascendente por el lado izquierdo. Pero si convienen tener en cuenta esta flexura para identificar una parte interesante del intestino grueso y también del intestino delgado. Podemos apreciar que al retirar la flexura caudal del duodeno, nos encontramos con esta porción de intestino a modo de apéndice helicoidal que es el ciego. El ciego ya es una parte del intestino grueso. Vemos en esta preparación perfectamente el vértice, vemos su recorrido en espiral con su cuerpo y la base que queda pegada a la unión entre el ilion y el colon. De tal manera que si tomamos como referencia el ciego, podemos apreciar la última porción del intestino delgado, que es una porción rectilínea de paredes más gruesas que corresponde al ilion. El ilion es una continuación del yeyuno y desemboca en el ciego. El el borde antimesenterico del ilion se puede apreciar en esta preparación el trayecto de la arteria ileal antimesenterica. En otras preparaciones seguiremos describiendo todas las partes del intestino. Pero si retiramos un poco toda esta masa intestinal, podemos apreciar cómo en este lado izquierdo va llegando el cuerno uterino izquierdo. Ahí tenemos el cuerpo uterino derecho. Y su confluencia, ya entrando en la cavidad pelviana para formarnos lo que es el cuerpo del útero. En relación con el suelo de la cavidad abdominal, dependiendo del grado de repleción que tenga, podemos ver más hacia la cavidad abdominal o más dentro de la cavidad pelviana lo que es la vejiga de la orina. En este caso, la vejiga está vacía y prácticamente la tenemos en relación con el suelo de la cavidad pelviana. Significar también que el útero, todo lo que es el cuerno uterino y el cuerpo, va a quedar fijado al techo del abdomen por un amplio ligamento, muy rico en grasas, que es el ligamento ancho. Y concretamente, esta parte del ligamento ancho que va fijándose a un borde concreto del cuerno uterino, es lo que se conoce con el nombre de mesometrio. Por eso en el útero veremos un borde libre y un borde mesométrico que es donde se fija dicho ligamento. Ese ligamento ancho también se encarga de fijar al ovario y a la trompa uterina, que no vemos en esta preparación. Esta estructura que está fijando al ovario y a la trompa uterina van formando lo que es la bolsa ovárica. Tanto por el mesovario como por el mesosalpinx. Es una estructura muy cerrada en el caso de la especie canina. Si nos vamos a esta otra preparación que tenemos aquí, también de un ejemplar hembra, podemos apreciar prácticamente las mismas estructuras que anteriormente. Hemos retirado en este caso más cantidad de diafragma, se aprecia ahora mucho más amplio el lóbulo lateral derecho, se aprecia el lóbulo medial derecho y, si observamos, al retirar parte del suelo de la cavidad abdominal, ya vemos la fosa de la vesícula biliar y en su interior la vesícula biliar. Esta fosa de la vesícula biliar se constituye entre el lóbulo medial derecho y este lóbulo que estamos viendo aquí ya ventralmente, que luego veremos más cranealmente, que es el lóbulo cuadrado. Apreciamos la apófisis caudada del hígado, que vuelve a hacer relación con el riñón derecho. Volvemos a significar el trayecto del duodeno desdecente con el lóbulo derecho del páncreas relacionado con el mismo. Hemos retirado todo lo que es el omento mayor y, en este caso, al estar tan vacía la vejiga de la orina prácticamente la tenemos dentro de lo que es la cavidad pelviana e incluso se puede apreciar cómo buena parte de las asas yeyunales han penetrado en el interior de esa cavidad pelviana. Al tratarse de una hembra, en relación con el polo caudal del riñón derecho vemos la situación del ovario, volvemos a señalar lo que es el ligamento suspensor del ovario y, en esta preparación también se puede ver cómo hay un pequeño ligamento que une el extremo tubárico del ovario al extremo del cuerno uterino. Este ligamento cortito que tenemos ahí es el ligamento propio del ovario. Y muy interesante en esta preparación ver cómo la bolsa ovárica, que decíamos que era muy cerrada en el perro, presenta una pequeña abertura que es la abertura de dicha bolsa. Recordemos que en el momento de la ovulación los folículos que se encuentran en la corteza del ovario se romperán y tendrán que caer a esa bolsa para dirigirse hacia el optium abdominal de la trompa y al nivel de la ampolla de esa trompa realizarse lo que es la fecundación.

Intervienen

Francisco Gil Cano

Propietarios

UMtv (Universidad de Murcia)

Publicadores

Francisco Gil Cano

Comentarios

Nuevo comentario

Serie: Vídeos de sistemas viscerales de Anatomía Veterinaria (+información)